Inicio Noreste Tigres: es ahora y sin pretextos

Tigres: es ahora y sin pretextos

2
0
Hoy abrirá la serie ante Real Salt Lake en una ronda decisiva de Cuartos de Final de la Concachampions. El rival es un enigma y llega en bruto. Hace largos meses que no participa de una competencia oficial en la MLS y está en un proceso de ablande tras salir de la pretemporada.

Esto supondría ser una ventaja para el aceitado andar del cuadro de Ferretti. Sin embargo, el principal adversario de Tigres no son los estadounidenses sino su propio futbol, ese que ha mostrado algunas impurezas en los dos últimos juegos de Liga. El convencimiento y el humor de su entrenador también cuentan.

La Concacaf tiene ese detalle de romper el calendario de su torneo de clubes y repartirlo en dos semestres consecutivos, pero de un año a otro. Una situación que también rompe con la planeación y el nivel de los equipos clasificados. A la mayoría los agarra fuera de foco. Es como volver a empezar. En febrero ningún equipo trae la misma pila e inercia de aquel que avanzó en octubre.

Pero como quiera, Tigres está obligado a revalidar sus credenciales y asumir su responsabilidad de equipo candidato. Está en su momento y quizás como nunca antes tiene tantas posibilidades de llegar hasta la Final de un certamen al que siempre lo ha mirado de reojo, pero al que hoy quiere conquistar por el peso de su presente, aunque también por revancha y deuda.

Ya se la ha esfumado la Copa Libertadores y ahora tiene una nueva chance de trascender por otro camino más allá de las fronteras. El poder desquitarse de aquella frustración le ha llegado pronto.

La Concachampions quizás sea una ruta más corta para acercarse a un trofeo internacional, pero aquí los triunfos no se donan, hay que saber buscarlos y justificarlos. La última experiencia de Tigres en el certamen –eliminado en Seattle en Cuartos en la edición 2012-2013– le debería servir de referencia.

El problema para Tigres está en esa seguidilla de partidos de un alto contenido emocional que le esperan en estas dos semanas y en los cuáles tendrá que responder con la misma obsesión triunfalista.

Si no puede desentenderse de la Concachampions, mucho menos lo podrá hacer en la Liga, donde América y el Clásico ante Rayados le elevarán la cuota de exigencia.

Este contexto podría poner en una disyuntiva a Ferretti, pero por lo que habrá en juego, Tigres no tiene mucho para dónde hacerse. Los dos frentes no tienen desperdicio, a menos que el DT lo entienda de otra manera, como sucedió ante el Seattle Sounders, donde abusó de la famosa “dosificación` y se auto-recetó un penoso “harakiri`.

Tigres no está para subestimar ninguna competencia, porque su cuerpo futbolístico tiene aguante. Es mentira eso de que un equipo de esta categoría individual y con jugadores súper profesionales no pueda soportar y encarar dos torneos simultáneos.

Tranquilamente, Tigres está para cumplir allá y aquí si se lo propone. No tiene ni tendrá excusas para hacerse el distraído y refugiarse en el apretado calendario en caso de que algo no le salga. Si presume músculo, la única alternativa que dispone es la de robustecerlo en estas circunstancias sin importar quien se le cruce en el camino.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí