Inicio Noreste Obama elige un equipo liderado por Geithner para supervisar sector automotor

Obama elige un equipo liderado por Geithner para supervisar sector automotor

109
0
La Casa Blanca desistió de designar un administrador federal único para supervisar la recuperación de los fabricantes con ayuda estatal, como se había pensado hasta ahora, indicó a la AFP una fuente que pidió el anonimato.

“No habrá ningún zar del automóvil”, aseguró esta fuente en la víspera de la presentación, por parte de General Motors (GM) y Chrysler de sus planes de reestructuración, que requieren el aval de Washington.

El presidente Obama se dispone, en cambio, a confiar esta tarea a su principal hombre de finanzas, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien contará con la ayuda del consejero económico de la Casa Blanca, Lawrence Summers.

El secretario del Tesoro, que ya está en actividad para sacar la economía estadounidense de su peor situación desde los años treinta, estará a cargo de un equipo de especialistas provenientes de diversas dependencias gubernamentales (Economía, Trabajo, Transporte, Comercio, Energía).

Según la misma fuente, Ron Bloom, ex banquero de inversiones y especialista en reestructuraciones, asesor cercano del presidente del sindicato United Steelworkers, formará parte de este equipo.

Este cambio de comando ha resultado bastante sorpresivo. En efecto, la idea de un “zar” que se encargaría de reestructurar el sector había germinado en el trimestre pasado, cuando GM, Ford y Chrysler habían venido a Washington para solicitar ayuda de emergencia, amenazando con la quiebra de por lo menos una de las tres para comienzos de 2009.

El principio parecía ya adoptado en diciembre pero, desde el comienzo del año no se había filtrado ningún elemento nuevo, haciendo especular sobre los retrasos del gobierno de Obama en la elección del hombre clave, que sería el llamado “zar”.

El anuncio de un “equipo Geithner” se produce en vísperas de un día crucial para GM y Chrysler, que a fines de 2008 recibieron un total de 17,400 millones de dólares: 4,000 millones para Chrysler, y el resto para GM (9,400 millones directamente y 4,000 a través de su filial de servicios financieros GMAC). Ford por su parte, rehusó toda ayuda, afirmando que podría recuperarse solo.

La Casa Blanca espera que GM y Chrysler den cuenta el martes de los avances alcanzados luego de recibida la ayuda en diciembre, y que justifiquen el uso de las sumas adelantadas, previo a una rendición de cuentas más exhaustiva exigida a más tardar para el 31 de marzo.

Si no logran convencer de la pertinencia de sus planes, las sumas ya entregadas deberán ser devueltas y los 7,000 millones de dólares adicionales prometidos serán anulados, dejando escaso margen para otra cosa que no sea colocarse bajo la protección de la ley de quiebras (Chapter 11) tanto para GM como para Chrysler.

La perspectiva de una quiebra es considerada muy probable en los medios financieros: GM y Chrysler están al borde de la bancarrota pese a la millonaria ayuda federal recibida. Por otra parte deben asegurarse concesiones importantes de sus diversos socios: sindicatos, acreedores y proveedores.

Desde diciembre, GM y Chrysler multiplican los anuncios de reestructuración, GM aludió incluso el lunes a medidas a tomar en Europa.

Desde la Casa Blanca, el consejero presidencial David Axelrod recordó el domingo la necesidad de reformas “sustanciales” y exhortó a realizar “concesiones” a todos los actores implicados, luego de un breve bloqueo constatado durante el fin de semana en las negociaciones entre GM y el sindicato del automóvil (UAW).

Según la prensa, GM considera solicitar el martes una ayuda pública adicional o en caso contrario, una declaración de quiebra, con el Estado como garante.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí