Inicio Noreste Nuevo León, más preparado ante desastres

Nuevo León, más preparado ante desastres

3
0
Aunque las lluvias de la tormenta Ingrid tuvieron una magnitud casi igual que la del huracán Gilberto, los daños en Nuevo León han sido dramáticamente inferiores.

Las inversiones de $16,924 millones de pesos realizadas en trabajos de reconstrucción tras el paso del huracán Alex en 2010 y sobre todo, una sociedad más informada y lista para actuar ante intensas lluvias e inundaciones, han favorecido un impacto mínimo, si se toma en cuenta la gravedad de la situación.

A su paso por Nuevo León hace 25 años, el huracán Gilberto cobró más de 200 vidas. En su día más intensivo, el fenómeno produjo un promedio de 300 milímetros de lluvias. En el caso de Ingrid, el día más intensivo fue el pasado lunes, cuando el fenómeno tocó tierra en Tamaulipas. Entonces se registró un promedio de 250 milímetros, es decir, sólo 50 menos que Gilberto. Hasta ayer, sin embargo, Ingrid sólo había causado una muerte en el estado.

“En Nuevo León los protocolos de seguridad funcionan extraordinariamente, ya que la entidad tiene experiencia en el tratamiento de este tipo de fenómenos meteorológicos”, declaró ayer el secretario federal del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, quien acudió en representación del presidente Enrique Peña Nieto para supervisar los trabajos de respuesta ante las lluvias.

DAÑOS MATERIALES

Pese a la cada vez mayor capacidad de Nuevo León para enfrentar los desastres naturales, los daños de Ingrid han sido cuantiosos.

El gobernador Rodrigo Medina reportó ayer que las lluvias iniciadas desde el viernes, han dejado a 642 personas refugiadas en 37 albergues de la entidad.

Además, 109 comunidades están incomunicadas por inundación de carreteras y deslaves de vados. Se reporta además un puente a punto de colapsar y el desbordamiento de los ríos Pilón y Pablillos.

Mediante cinco helicópteros, el gobierno inició ya la entrega de agua y alimentos a las personas aisladas, que suman 12,000. Por su parte, las Fuerzas Armadas, que desde el lunes pusieron en marcha el Plan DN-III, su protocolo de acción ante desastres, trabajan intensivamente en la reparación de caminos.

VIALIDADES AFECTADAS


Las carreteras más devastadas por el fenómeno Ingrid, que ayer finalmente se disipó, fueron la Linares-San Roberto, la Allende-Cadereyta y la que va a la Cola de Caballo. Esta última quedó bloqueada en su totalidad, dejando aisladas a cerca de 2,000 personas que viven en la parte alta de la sierra de Santiago.

Además, en los municipios de Linares, Sabinas Hidalgo y Santa Catarina se interrumpió el abasto de agua potable.

Los pronósticos de la Comisión Nacional del Agua establecen que las lluvias continuarán durante el día de hoy.

El gobernador Rodrigo Medina, acompañado por funcionarios federales, estatales y municipales, realizó ayer un recorrido de inspección a la zona citrícola, la más afectada por las precipitaciones.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí