Inicio Noreste CNDH advirtió peligro en penal desde 2015

CNDH advirtió peligro en penal desde 2015

2
0
Las condiciones de ingobernabilidad, privilegios para ciertos reos y la falta de garantías para la vida y la integridad en las cárceles de Nuevo León fue advertida por última vez por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), 20 días antes del inicio del actual gobierno de Jaime Rodríguez Calderón.

Durante los últimos cuatro años Nuevo León ha ocupado los últimos lugares en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria que elabora año con año la CNDH, y que derivó también en un escrito enviado directamente por el organismo al entonces gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz.

De tal suerte que, además de las dos visitas que el procurador de Justicia, Roberto Flores, había hecho a los centros de reinserción social en el estado –previas a la masacre del pasado jueves en el penal del Topo Chico–, el gobierno estatal también tenía conocimiento de la “bomba de tiempo” que representaban las cárceles en la entidad gracias a los informes elaborados por la CNDH.

Fue el pasado 9 de septiembre cuando el organismo publicó su último informe, calificando a Nuevo León con un 5.2, en una escala del 1 al 10 y ocupando el lugar número 26 a nivel nacional, por debajo incluso de los reclusorios de Tamaulipas y Sinaloa.

Además, fue la calificación más baja desde 2010, cuando se realizó el primer informe de este tipo, debido a la inseguridad que golpeaba al país y los peligros que comenzaban a representar las cárceles.

El informe incluyó el estudio en los Centros penitenciarios de Cadereyta, Apodaca y Topo Chico, además de un análisis a la cárcel temporal de San Pedro Garza García.

En el mismo se tomaron en cuenta cuestiones como las garantías que existían para la conservación de la integridad física de los reos, la reinserción social, las garantías de gobernabilidad y los grupos de presos que contaban con “requerimientos específicos”, lo que significa que tienen acceso a privilegios ajenos al resto de los internos.

El Cereso de Cadereyta fue el que salió mejor posicionado, con puntuación de 6.16, mientras que el de Apodaca muestra la situación más preocupante, pues es ahí donde se detectaron las menores garantías para la conservación de la integridad física.

Señalaron al Topo Chico

En dicho informe la CNDH informó que en el Penal del Topo Chico, donde la semana pasada murieron 49 presos en una riña entre cárteles, se detectaron deficiencias en la supervisión del funcionamiento del centro penitenciario, en la prevención y atención de incidentes violentos y en la prevención de la violación de derechos humanos.

Además, fueron detectados y notificados a las autoridades la presencia de cobros por parte de custodios y de los mismos internos, personal insuficiente y existencia de áreas de privilegios, objetos y sustancias prohibidas, e internos que ejercen la violencia o control sobre el resto de la población.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí