Inicio Noreste La paradoja de internet en Cuba: ¿progreso o subversión?

La paradoja de internet en Cuba: ¿progreso o subversión?

68
0
Tras asumir formalmente el mando de la isla hace un año, en sustitución de su hermano enfermo Fidel, Raúl Castro prometió eliminar prohibiciones “excesivas”, y entre algunas medidas, autorizó en marzo de 2008 a los cubanos a comprar ordenadores.

Pero el acceso privado a la red está prohibido, salvo excepciones de algunos profesionales. Cuba argumenta que Estados Unidos le impide conectarse a los cables submarinos de internet que bordean sus costas, pero Washington afirma que el régimen lo restringe por temor al libre flujo de información.

En Cuba, con 11,2 millones de habitantes, hay apenas 1,4 millones de internautas y un parque de 630.000 ordenadores, la mayoría en centros de investigación, universidades y empresas estatales, donde varios sitios digitales son bloqueados según el gobierno como protección contra “propaganda contrarrevolucionaria”.

“No hay ninguna limitación, salvo que, como sucede en todos los países del mundo, no vamos a permitir el acceso a sitios que estimulen el terrorismo y alienten la subversión”, señaló el viceministro de la Informática y las Comunicaciones, Boris Moreno.

“Internet es vital para el desarrollo de Cuba” y “hay voluntad para que una mayor cantidad de ciudadanos tenga acceso”, pero sobre todo “con uso social”, añadió Moreno, al intervenir esta semana en la Convención Internacional Informática-2009.

Los cubanos pueden acceder a internet desde los hoteles, pero el costo de conexión de 6 dólares por 1 hora -un tercio del salario medio mensual en la isla- les resulta prohibitivo, lo que junto con la prohibición de acceso privado fomenta el mercado negro con los códigos de acceso.

“Es tan lenta que me tomó media hora para enviar un correo”, dice desesperada Kenia, una estudiante de economía de 23 años, que llegó a conectarse en un hotel de la Habana Vieja.

La velocidad de las conexiones cubanas podrían mejorar cuando comience a funcionar en 2010 un cable submarino de fibra óptica que se tiende con Venezuela, principal socio comercial y aliado político de la isla.

Los cubanos también pueden conectarse a la red desde un reducido número de oficinas de correo, pero tienen prohibido hacerlo desde los ciber-cafés de la Compañía de Comunicaciones de Cuba, que funcionan con una tarifa similar a la de los hoteles y están reservados a turistas y cubanos residentes en el exterior.

“Tengo un ordenador en casa, pero la uso sólo para ver películas”, dijo a la AFP Luis Felipe Herrera, un mecánico de 32 años que apela a su esposa, empleada de un hotel de lujo, para conectarse.

“Es el único medio que tengo para tener noticias de mis familiares”, que viven en Estados Unidos, comentó.

Cuba atribuye la mala calidad y alto costo de las conexiones al embargo que le impone Washington desde 1962 que la obliga a conectarse vía satélite, lo que resulta más caro y limita el ancho de banda disponible.

En julio pasado, el entonces jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Michael Parmly, dijo que el gobierno de su país aceptaría que las empresas norteamericanas de internet conectaran a Cuba a la red.

“Lo único que hace falta es que el Gobierno de Cuba levante sus restricciones, pierda sus temores y comience a confiar en su propio pueblo”, manifestó.

El uso de los softwares de Microsoft es considerado una amenaza por las autoridades cubanas, que señalan que los servicios de inteligencia de Estados Unidos conocen sus códigos.

En el foro Cuba lanzó su sistema operativo “Nova”, basado en Linux, frente a la “dominación norteamericana” del gigante Microsoft, extendido en la isla mediante versiones piratas, debido al embargo.

Cuba figura en la lista de los “Enemigos de internet”, que publica la organización internacional Reporteros sin Fronteras, que además acusa La Habana de filtrar sitios, en particular los blogs disidentes.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí