Inicio Noreste Enfrenta México riesgo de alcanzar altos niveles de basura electrónica

Enfrenta México riesgo de alcanzar altos niveles de basura electrónica

568
0
De acuerdo con la directora del departamento de Ingeniería Mecatrónica del Tecnológico de Monterrey, Patricia Caratozzolo, el país genera cada año más de 180 mil toneladas de desechos tecnológicos, de los cuales sólo se recicla uno por ciento.

Refirió que “53 por ciento de los componentes electrónicos que hay en México son de importación legal, más de 44 por ciento se produce en el país y uno por ciento es importación ilegal que eventualmente se convertirá en basura y alcanzaremos niveles exorbitantes”.

Un factor que contribuye a que el problema de la basura electrónica se agrave, añadió, es el corto tiempo de vida que los usuarios dan a productos como teléfonos celulares, ya que ante la amplia oferta de dispositivos suelen sustituirlos en menos de un año.

“Tenemos una curva exponencial de lo que ocurrirá en los próximos 10 años, y una gran cantidad de componentes electrónicos cuya vida se acorta cada vez más, por lo que lo lógico es que en pocos años éstos se conviertan en basura con las consecuencias que ello conlleva”.

En opinión de Caratozzolo, la basura tecnológica es un problema que debe resolver el gobierno pero también los fabricantes de equipos tecnológicos y las empresas que los venden, como responsables indirectos, e incluso el propio consumidor.

La concientización, dijo, es quizá uno de los retos más grandes que enfrenta México ya que a partir de ahí se puede pensar en estrategias exitosas de recolección y reciclaje de los desechos tecnológicos.

“La concientización de la población es lo primero. Ya tuvimos un primer fallo en la iniciativa de recolección de baterías y fue porque faltó información y seguimiento, y pese a ello la gente que sabía de los contenedores estaba dispuesta a usarlos, pero no resultó”.

“Afortunadamente cada vez más empresas de tecnología están conscientes de la problemática y se adhieren de forma voluntaria a la norma ROHS, que consiste en fabricar componentes que no contengan materiales tóxicos como plomo, mercurio, cadmio y cromo hexavalente”.

Los fabricantes saben que hacerse corresponsables de esto no sólo les significa beneficios en su imagen, sino también que al hacerse cargo de la recolección obtienen materiales que pueden volver a usar en sus productos.

Los esfuerzos en la materia, añadió, cada vez son mayores y un ejemplo de ello es el programa “Reciclón” impulsado por diversas instituciones entre las que se encuentra el Tecnológico de Monterrey y que consiste en una campaña de recolección de celulares, computadoras de escritorio, laptops, impresoras y televisores.

La recolección y correcto reciclaje de basura electrónica son la clave para disminuir el impacto ambiental y evitar daños provocados por materiales tóxicos a la salud de las personas, insistió.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí