Inicio Noreste El martes será un día clave para GM y Chrysler, amenazadas de...

El martes será un día clave para GM y Chrysler, amenazadas de quiebra

120
0
La agenda fue establecida a fines de 2008, cuando Washington aceptó pagar 9,400 millones de dólares a General Motors (GM) y 4,000 millones a Chrysler: ambos gigantes estadounidenses del automóvil muy debilitados financieramente.

Todo ello a cambio de que presenten un plan estratégico detallado de aquí al 31 de marzo y un informe parcial el 17 de febrero.

Si no convencen sobre su viabilidad, las cantidades anticipadas deberán ser reembolsadas y otros 7,000 millones de dólares suplementarios prometidos serán anulados, algo que no es más que el guión de una quiebra.

Según fuentes próximas al caso citadas por el Wall Street Journal el sábado, GM incluye esa posibilidad en su plan: cuenta con pedir fondos suplementarios, o, si llega el caso, una garantía federal si se coloca bajo el régimen de protección de quiebras estadounidense, que permite la reestructuración bajo ciertas condiciones.

Pero la opción de la quiebra es políticamente muy delicada frente a potenciales supresiones de empleos -hasta 3 millones de puestos directos e indirectos-, en momentos en que la crisis económica ya destruyó millones de empleos en Estados Unidos.

GM y Chrysler multiplicaron sus anuncios recientemente, dando la impresión “de resistir para mostrarle al gobierno que toman decisiones y exploran alternativas”, resumió Micaela Krebs, analista de Edmunds.

GM, ex líder mundial del automóvil destronado en 2008 por la japonesa Toyota, anunció esta semana dos importantes recortes de personal, tanto entre sus obreros como entre sus ejecutivos.

El grupo espera eliminar 31,500 puestos de trabajo en Estados Unidos para quedar con un total de 65,000-75.000 personas en 2012.

GM dijo que también espera renegociar su deuda con acreedores y asegura que logró progresos en las negociaciones para ceder su marca de grandes 4×4: Hummer.

Chrysler contaba con 46,000 asalariados a fines de 2008 y también anunció recortes de personal.

También está en proceso de finalización de una colaboración con la italiana Fiat, previendo una toma de participación del 35% por Fiat y un intercambio de tecnologías y de mercados.

Chrysler dijo además el viernes que avanzaba en sus negociaciones con los subcontratistas, acreedores y el sindicato automotor estadounidense UAW.

La diligencia con la que se mueven ambos constructores no hace más que reflejar la dureza de las condiciones impuestas por Washington.

La ayuda anunciada por el gobierno de George W. Bush a fines de 2008 incluyó en efecto las posiciones más duras del Congreso: concesión de fondos inferiores a los importes solicitados por los constructores -GM quería 18,000 millones, Chrysler 7,000 millones- y un apretado calendario.

Una ecuación juzgada demasiado peligrosa por Gregg Lemos-Stein, analista de Standard and Poors, que ve “un riesgo elevado a lo largo del año” de una quiebra de por lo menos uno de los dos constructores.

Los analistas cuentan con una reducción de las ventas en Estados Unidos de alrededor de los 10 millones de vehículos en 2009, es decir un retroceso de 24% después de una caída de 18% en 2008.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí