Inicio Noreste Ejidos denuncian estafa por fracking

Ejidos denuncian estafa por fracking

3
0
La Comisión Nacional del Agua (Conagua), Agua y Drenaje de Monterrey y el Municipio de Anáhuac se habrían resistido a dotar de infraestructura a 225 ejidatarios y sus familias para sumistrarles agua potable con la intención de ´asfixiarlos´ y orillarlos a que se deshagan de sus tierras para extraer, mediante el fracking, el gas shale de la zona.

A esa conclusión han llegado los habitantes de los ejidos Nuevo Rodríguez, Nuevo Anáhuac y Nuevo Camarón, a quienes esas autoridades no les proporcionan líquido para consumo humano pese a contar con una suspensión de amparo que les otorgó un juez federal.

“Eso es lo que quieren, sacarnos de aquí, porque saben bien que no nos pudieron sacar cuando fue la inundación por el huracán Alex (…) le abrieron para que se inundara, para salirnos nosotros”, señaló Martha Ramírez Pérez.

Y si ésa es la estrategia, poco a poco lo habrían logrado, ya que de 101 ejidatarios que hubo en Nuevo Rodríguez, ya sólo quedan 35, aseguraron.

“Muchas de las personas que no viven aquí, que quieran ser indemnizados por el gas, a lo mejor ellos están de acuerdo, pero las personas que vivimos aquí en el ejido no quisiéramos salirnos, no sé en cuánto nos perjudique, pero no quisiéramos salir de aquí”, señaló Francisco Gaytán.

Trato incumplido

Por si fuera poco, ahora tampoco tienen para el riego de los cultivos, ya que desde 2012, la mayoría le “vendió” a Conagua, cuyo delegado en Nuevo León es Óscar Gutiérrez Santana, su derecho al líquido dentro del Programa de Adecuación de Uso de Agua, el cual les pagó la cantidad de $2 pesos por metro cúbico, que equivalían a $14,000 pesos por cada hectárea. El programa tiene como finalidad reducir de 30,000 a 15,000 las hectáreas de riego del distrito.

Los tres ejidos mencionados estaban en la franja de reducción, por lo cual, quienes recibieron pago, ya no tienen derecho de sembrar con el agua de la presa Venustiano Carranza “Don Martín”.

“No nos quedó de otra, porque nos dijeron que era ese dinero o nada, nos presionaron.

“Antes por lo menos teníamos agua de los canales y hubo tiempo en que hasta la tomábamos (bebíamos) de ahí, pero como no hay agua en el canal, pues nos traen agua de la ciudad”, señaló la representante de Nuevo Rodríguez, Irene Guerrero.

De hecho, los colectores de quienes “vendieron” su derecho de agua fueron obstruidos con cemento por parte de la Conagua, según constató El Horizonte en un recorrido realizado por el lugar.

Ignoran a juez

La Unión Nacional de Productores Pecuarios, que asesora a los ejidatarios, promovió un juicio de amparo, ya que al inhibir el agua de riego también se eliminó el abastecimiento humano.

“No nos pueden quitar el agua para tomar: el artículo cuarto constitucional establece claramente que tenemos derecho a tomar agua potable nosotros como humanos, y claro está, le quitan el agua del canal. Tienen que ir al río mucho más lejos”, manifestó el representante de la UNPP, Adolfo Guajardo.

Guajardo señala que además la Conagua engañó a los ejidatarios, pues no debió pagarles $14,000 pesos por hectárea, sino $21,000 pesos, de acuerdo al decreto emitido en el Diario Oficial de la Federación.

“Todo esto que fueron creando con el programa y el no querer dar agua está pensado para aplicar el fracking, al cual nos oponemos, porque va a acabar con el agua de la presa y va a contaminar todo”, concluyó Guajardo.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí