Inicio Noreste EEUU: precios al consumo bajan, pero la deflación está lejos

EEUU: precios al consumo bajan, pero la deflación está lejos

109
0
Según las cifras publicadas el miércoles por el departamento del Trabajo, los precios registran un descenso de 0.4% en ritmo anual, lo que no se había visto desde agosto de 1955.

Este fenómeno no quedará aislado sino que continuará “durante la mayor parte del año”, advierte Nigel Gault, de IHS Global Insight.

El primer semestre del 2008 estuvo marcado por la explosión de las cotizaciones de las materias primas y por las consiguientes presiones inflacionarias, que desaparecieron totalmente después.

Los actuales datos negativos de la inflación habían sido anticipados, aunque los economistas esperaban que la reducción de los precios llegara más tarde ya que la disparada de los precios del petróleo llegó a su máximo en julio de 2008.

En relación a febrero, el índice de los precios al consumo retrocedió en marzo 0,1% (en datos corregidos con las variaciones estacionales) contrariamente a las previsiones de los economistas de que que aumentaría en la misma proporción.

“La entrada del índice general a territorio deflacionista es enteramente consecuencia de la caída de los precios de la energía”, subraya Andres Carbacho-Burgos, de Moodys Economy.com.

Y esos precios siguen siendo inestables, retrocediendo 3.0% en relación al mes anterior (después de subir 3.3% en febrero) y 23.0% en un año. Los precios de la gasolina perdieron 4.0% en el mes y más de 39% en un año.

Los analistas se preocupan ante todo por la inflación llamada “de base”, que es mucho más estable. Sin embargo, los precios al consumo que excluyen la energía y la alimentación siguieron al alza, de 0.2% en marzo en relación con el mes anterior (misma tasa que en enero y febrero) y de 1.8% en un año.

Sin embargo, este índice quedó “deformado por un aumento de 11% de los precios del tabaco” por iniciativa de los industriales, antes de que se multiplicaran por tres los impuestos sobre los cigarrillos, anotó Ian Shepherdson, de HFE Economics.

Excluyendo energía, alimentación y tabaco, los precios estuvieron casi estables en marzo si se comparan con el mes anterior (+0.06%). Desde el inicio de la crisis resisten las presiones a la baja, llevando a Shepherdson a prever que “el índice de base tiene un largo camino por delante antes de bajar”.

Por todas estas razones, los economistas concuerdan en que la economía estadounidense se encuentra en un periodo de inflación débil y que la entrada en deflación (un período de baja de los precios que provoca un retroceso de la actividad económica) sigue siendo una simple hipótesis.

“La tendencia general de los precios parece razonablemente estable. Con la tasa actual de inflación los salarios reales siguen aumentando. Y no parece haber razones para temer una espiral deflacionista en esta etapa”, resumía Dean Baker, del Centro de Investigaciones Económicas y Políticas.

Esta opinión es compartida por el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, a pesar de que reconoció el martes que la inflación debería permanecer “muy baja durante cierto tiempo”. El alza de los precios es inferior al ritmo que querría el banco central, como lo demostró el martes el descenso inesperado de los precios de producción en marzo (-1.2% en relación a febrero). La Fed preferiría, por su parte, que los precios aumenten de manera moderada, o algo menos cerca de 2% anual.

A contracorriente, Aaron Smith, de Economy.com, considera que estas cifras han “reactivado los temores a caer en la deflación que se habían calmado”.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí