Inicio Noreste Destacan potencial de México para producir biocombustibles

Destacan potencial de México para producir biocombustibles

140
0
Sus características geográficas y climatológicas lo hacen un sitio adecuado para el cultivo de especies vegetales que sirven para generar estos carburantes.

Promotores de los biocombustibles coinciden en señalar que México es un lugar ideal para el cultivo de dos de las especies vegetales más prometedoras en la generación a corto plazo de estos combustibles: las algas y la jatrofa.

Las dos especies son capaces de producir en cantidades viables aceites cuya refinación deriva en combustibles, sin tener los efectos negativos que se han presentado con los llamados biocombustibles de primera generación, generados en base a maíz, soya, caña de azúcar, betabel, girasol y otros.

La generación de biocombustibles en base a productos como el maíz ha provocado un aumento en el precio de los alimentos, lo que ha obligado a una reconsideración del modelo de generación de estos energéticos.

En cambio, el cultivo de algas y jatrofa, un arbusto nativo de México y Centroamérica, no afectan a la industria de los alimentos y no causan deforestación ni otros efectos negativos.

“Esta es la industria que viene, y viene ya”, dijo a Notimex Barry Cohen, director ejecutivo de la Asociación Nacional del Alga, que reúne en Estados Unidos a productores y compañías dedicadas a la utilización de algas para la generación de biocombustibles.

Cohen estimó que la generación de biocombustibles en base a algas llegará a ser en la próxima década una industria de 16 mil millones de dólares anuales, ante la perspectiva de producir miles de millones de galones de combustibles limpios.

“México tiene uno de los mayores potenciales en esto” aseguró Cohen.

Al menos dos compañías, una mexicana y otra estadunidense, han comenzado a desarrollar en México el cultivo de algas para la producción de biocombustibles.

La compañía mexicana BioFields planea invertir unos 850 millones de dólares para producir etanol en base a algas utilizado agua de mar en Puerto Libertad, en el estado mexicano de Sonora.

BioFields planea producir unos 100 millones de galones de etanol al año en su primera planta e incrementar la producción para 2012 a unos mil millones de galones.

La compañía estima obtener unos seis mil galones de etanol por acre (0.4 hectáreas) de superficie de algas.

Otra empresa es la estadunidense PetroSun. La compañía constituyó la firma PetroSun BioFuels México para establecer operaciones de biocombustible en base a algas, también en el estado mexicano de Sonora.

PetroSun BioFuels planea establecer unos mil “corrales” de producción de alga. Cada corral es un sistema cerrado que contendría hasta 250 hectáreas.

La empresa proyecta producir unos dos mil 500 millones de galones de aceite de alga por año.

En el otro extremo de México, en el estado de Yucatán, la compañía estadunidense Global Clean Energy Holdings (GCE), adquirió el año pasado dos mil hectáreas de terrenos vírgenes, nunca antes utilizados para la agricultura, para el cultivo de jatrofa, un arbusto que puede llegar a ser la mayor fuente de biodiesel.

La adquisición de esta área de terrenos marca el primer proyecto a gran escala de cultivo de jatrofa en México.

La compañía informó que planea cultivar ahí unas cuatro millones de plantas, cuyas semillas producirán aceite y biomasa por más de 30 años.

La jatrofa genera una semilla que es capaz de producir gran cantidad de aceite vegetal, cuatro veces más que el maíz y 10 veces más que la soya.

Mediante un proceso de calentamiento del aceite y mezcla con metanol y se obtiene biodiesel.

El aceite producido por la jatrofa contiene un bajo contenido en azufre, lo que posibilita el uso del biodiesel para su uso en los motores diesel más modernos.

La planta es capaz de desarrollarse en los suelos más desérticos bajo las condiciones meteorológicas más duras, lo que hace a México un lugar ideal para su cultivo.

México “posee el clima ideal para cultivar jatrofa”, aseguró Richard Palmer, director ejecutivo de Global Clean Energy.

El pasado jueves, un avión Boeing 737 de Continental Airlines, utilizó en uno de sus motores una mezcla de biocombustibles generados en base a jatrofa y algas, en una demostración de su viabilidad en la industria aeronáutica.

Jennifer Holmgren, de la compañía UOP Renewable Energy and Chemicals, dedicada a refinar los aceites de alga y jatrofa para la elaboración del biocombustible, dijo que este tipo de combustibles sustentables pueden constituir una opción real en un futuro cercano.

“Creemos que los niveles de producción pueden alcanzar cientos de millones de galones por año para el 2012”, afirmó.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí