Inicio Noreste Crece preocupación por fragilidad de monedas de países del este de Europa

Crece preocupación por fragilidad de monedas de países del este de Europa

164
0
“Estoy preocupado por la evolución de la volatilidad en las tasas cambiarias de algunos miembros de la UE (Unión Europea) que tienen régimen de flotación” de sus monedas, dijo el miércoles el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia.

“Estoy preocupado también por la posibildiad de que ciertas declaraciones públicas hayan acelerado esta evolución”, agregó Almunia, luego de que el priemr ministro polaco Donald Tusk dijese el martes estar listo a defender el zloty si su cotización caía demasiado.

En efecto, el zloty polaco, la corona checa y el forint húngaro se vienen desbarrancando desde hace meses con respecto al euro y en los últimos días alcanzaron pisos históricos.

El florint, por ejemplo, tocó en la tarde del martes un nuevo mínimo histórico a 309,5 por euro, cuando el tipo de cambio promedio de la divisa húngara se situaba desde 2007 en torno a los 260 forints por euro.

Ante esta situación, el primer ministro húngaro Ferenc Gyurcsany estimó el miércoles que los gobiernos de los países de la zona euro y de fuera de ésta debían obtener juntos el apoyo de la UE para desbloquear 100,000 millones de euros (unos 125,000 millones de dólares) a fin de salvar a los bancos de Europa del Este.

“Deberíamos reunir un amplio círculo de países (miembros de la UE) para constituir un fondo de apoyo a los bancos de 100,000 millones de euros”, declaró Gyurcaany a periodistas extranjeros en Budapest.

Explicó que es necesario hacer lobby y “forjar una alianza fuerte” de aquí al Consejo Europeo que tendrá lugar a mediados de marzo.

Gyurcsany precisó que ya ha conversado del tema con responsables austríacos.

Con 28,000 millones de euros de créditos, los bancos austríacos son las instituciones occidentales más expuestas en Europa del Este.

En ese sentido, Austria desea el lanzamiento de un plan europeo de estabilización de los sistemas financieros de los países del ex bloque comunista que ingresaron en 2004 y 2007 y aún no están en la Eurozona (República Checa, Hungría, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Bulgaria y Rumania) a fin de limitar los efectos de la crisis mundial.

Sin embargo, ni la Comisión Europea, ni Francia y Alemania se han mostrado entusiastas por el momento ante esta iniciativa.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí