Inicio Noreste Bastiones regios, en poder de extranjeros

Bastiones regios, en poder de extranjeros

6
0
Sin duda, Monterrey se ha colocado a nivel nacional e internacional como una de las mejores ciudades para invertir, y esa atracción se debe, entre otras cosas, a que es considerado un polo industrial estratégico y a la trascendencia que han tenido las compañías nacidas ahí.

De acuerdo con el historiador Javier Rojas, la conectividad y la cercanía que tiene con Estados Unidos le ha dado un mayor impulso industrial a las empresas que habitan en La Sultana del Norte.

Monterrey, que hoy celebra 417 años de su fundación, es sede de grandes corporativos como Fundidora de Fierro y Acero, Vidriera Monterrey (Vitro), Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, Industrias Monterrey (IMSA), Hojalata y Lámina (Hylsa), Galletera Mexicana (Gamesa), Banorte, Maseca, Protexa, Celulosa y Derivados (Cydsa), Ladrillera Monterrey (Lamosa), Cementos Mexicanos (Cemex) y Cigarrrera La Moderna.Fue tanto el poderío del sector empresarial regiomontano que se conformó el grupo de los 10 (G10), dentro de él estaban los capitanes de Cydsa, Gamesa, Vitro, IMSA, Cemex, Xignux, Cervecería CM, Hylsa, Proeza y Protexa.

Sin embargo, la globalización, la crisis financiera y la competencia, ha orillado a algunos de los íconos industriales a vender parte o la totalidad de sus activos a postores extranjeros.

De los casos más recientes y trascendentes, es el de Hylsa, vendida por Alfa a uno de los mayores productores de aceros del mundo, Grupo Techint.

La pequeña siderúrgica enfrentaba una fuerte competencia con empresas como Altos Hornos, ArcelorMittal y el propio Techint.

Aunado a eso padeció los altos precios del gas, que incrementaron sus costos y mermaron sus ganancias. La compañía fue vendida al grupo ítalo argentino en mayo de 2005.

Una situación similar, le ocurrió a IMSA, propiedad de la familia Canales Clariond, quien optó por deshacerse de dicho negocio en julio de 2007, y recibir de Techint unos $1,700 millones de dólares.

Seguros Comercial América, del empresario Alfonso Romo, fue comprada por la holandesa, Internationale Nederlanden Group (ING).

El último caso de venta que sucedió en la ciudad fue el que protagonizó Fomento Económico Mexicano a la holandesa Heineken. FEMSA cedió las operaciones de Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma por $7,300 millones de dólares.

A cambio, obtuvo el 20% de la participación en la holandesa.Las ventas de compañías regias a extranjeras, más que perjudicado ha beneficiado a quien vende, sin dejar beneficios para el país, señalaron analistas consultados que prefirieron omitir su nombre.

“Pues sí entra capital al país, pero es sólo para los dueños del activo; y por otro lado las empresas extranjeras que realizan la compra, en su mayoría se llevan a su país de origen sus ganancias; pero sin duda, el estado sigue siendo uno de los lugares los favoritos para seguir realizando inversiones; ya no tanto en Monterrey porque no hay espacio, sino en los municipios cercanos a este”, comentó el especialista gerente en economía nacional.

De acuerdo con el ranking elaborado en mayo pasado, de Ciudades Latinoamericanas para la Atracción de Inversiones, que realizan la Universidad del Rosario en Colombia y la firma chilena Inteligencia de Negocios, Monterrey ocupa el lugar número seis de 48 localidades, y que, en comparación con el año pasado, el municipio subió dos escalones luego de estar en la octava posición.

El Índice de Atractividad de Inversiones (INAI) 2013, señala que Monterrey, una alta calidad en su formación universitaria, una mejora en los índices de seguridad, además de que su reputación internacional está entre las más altas de las ciudades comparadas, la coloca como una de las favoritas, sólo superada por Santiago (Chile), Sao Paulo (Brasil), Ciudad de México, Lima (Perú) y Bogotá (Colombia).

Rojas dijo que el futuro de las empresas regiomontanas, hoy más que nunca, depende del comportamiento del mercado internacional.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí