Inicio Nacional ¿Son las derivaciones realmente mejores que las endoprótesis?

¿Son las derivaciones realmente mejores que las endoprótesis?

180
0
Pero un grupo de cardiólogos relacionados con el estudio y un experto que escribió un editorial acompañante contradicen esta evaluación.

Los beneficios y las desventajas de ambos procedimientos están equilibrados tan uniformemente, que una decisión sobre cuál debería usarse se puede dejar, en la mayoría de los casos, a la persona que recibe el tratamiento.

En el estudio, que fue publicado el miércoles en la New England Journal of Medicine para su edición del 5 de marzo, participaron 1,800 personas que tenían obstrucciones en la arteria coronaria izquierda principal o en tres arterias cardiacas principales. La mitad se sometió a cirugía de derivación y la otra a lo que se conoce formalmente como intervención percutánea coronaria (IPC), generalmente como angioplastia, en conjunto con una endoprótesis implantada, un diminuto tubo de malla que abre el vaso para mantener la sangre fluyendo.

Durante el año siguiente, el 17.8 por ciento de los que se sometieron al procedimiento con la endoprótesis presentaron “eventos cerebrovasculares o cardiacos de consideración”, en comparación con el 12.4 por ciento de los que se sometieron a cirugía de derivación.

Eso demuestra la superioridad de la cirugía, según el informe.

“Pero lo importante es leer entre líneas”, advirtió el Dr. David R. Holmes Jr., profesor de medicina de la facultad de postgrado en medicina de la Clínica Mayo y uno de los médicos que participó en el estudio.

El índice de mortalidad y la aparición de eventos coronarios importantes como ataques cardiacos fue la misma en ambos grupos, anotó Holmes. La única diferencia importante fue la necesidad de repetir los procedimientos para abrir las arterias. El 13.5 por ciento del grupo de endoprótesis y el 5.9 por ciento del grupo de la derivación. Hubo un riesgo significativamente superior de accidente cerebrovascular en el grupo de la derivación, 2.2 por ciento en comparación con 0.6 por ciento del grupo de la IPC.

Sin embargo, el hallazgo le da a la gente que desea evitar la cirugía una opción viable”, si aceptan la posible necesidad de más procedimientos futuros”, señaló Holmes.

Hasta ahora, “a los pacientes de un estudio como éste se les habría dicho que el tratamiento preferido era la cirugía de derivación y no había suficiente información buena para tomar una decisión porque no se había estudiado de manera rigurosa”, dijo. “Este estudio examina al grupo más complejo de pacientes con la enfermedad más extendida que jamás se haya examinado”.

Con los demás estudios a la mano, según Holmes, “el médico puede presentar la información, pero es el paciente quien debe tomar la decisión”.

Eso es lo que harían muchos médicos, señaló el Dr. L. David Hillis, presidente del departamento de medicina del Centro de ciencias de la salud de la Universidad de Texas en San Antonio y coautor del editorial.

“Yo creo que debe decidir el interesado”, dijo. “Le doy al paciente dos opciones. Algunos escogen una y otros la otra”.

Algunas personas tienen tanto temor a los posibles problemas de la cirugía de derivación que eligen el procedimiento de endoprótesis a pesar de una mayor probabilidad de que necesiten otro procedimiento en el año siguiente, señaló Hillis. Otros optarán por la certeza de la cirugía.

Sin embargo, hay casos en los que la decisión la debe tomar el médico, advirtió. La gente que no puede o no quiere los anticoagulantes, como aspirina o Plavix, no sería adecuada para endoprótesis y “se le instaría vehementemente a que se hiciera la cirugía”, aseguró Hillis. “También están los pacientes que por algún motivo tienen otra enfermedad que hace que la cirugía sea un riesgo, como una afección pulmonar de consideración”. Ese tipo de afecciones se encuentran entre el cinco y el diez por ciento de los casos, dijo.

Pero generalmente, según Hillis, muchos médicos permiten que el paciente elija. “No he hecho una encuesta, pero creo que la mayoría se sentaría a presentarle las opciones a los pacientes”.

Otro informe en la misma edición de la revista afirmó que el hallazgo de un estudio importante hecho hace dos años de que la terapia farmacológica era tan efectiva por sí misma que con endoprótesis para las personas tratadas por ataques cardiacos días o semanas antes de que ocurrieran.

El nuevo estudio, hecho por médicos de la Universidad de Duke, halló que las endoprótesis sí lograban una mejora temporal en la calidad de vida, pero que los beneficios a largo plazo no diferían de los del tratamiento farmacológico solo.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí