Inicio Nacional Senos firmes y sanos

Senos firmes y sanos

371
0
Los senos son de las partes más delicadas del cuerpo de la mujer, y representan al símbolo de feminidad por excelencia sobre la Tierra. Además, tienen importante papel en el aspecto maternal, psicológico y sexual en la vida de toda dama, por lo que, al igual que la piel del rostro, necesitan cuidados tempranos y constantes, con el fin de mantenerlos firmes, sanos y preparados para la vejez.

Al respecto, varios son los factores en contra, destacando entre los más importantes: edad, embarazo, lactancia, cambios hormonales y de peso, circunstancias que siempre favorecen la distensión de los tejidos y la flacidez, situación que lleva a su deterioro más rápido de lo que se quisiera.

Solos y sin apoyo
A decir de la Dra. Irma Villanueva Cortés, dermatóloga adscrita al Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social, en la capital del país, “el busto es de las partes más frágiles del cuerpo femenino, siendo el motivo más importante que no lo sostiene ningún músculo; es así como la acción de su propio peso amenaza constantemente a su firmeza, especialmente cuando se desarrollan demasiado”.

Refiere la entrevistada que la belleza de dichas estructuras, que se encuentran en la pared anterior del tórax, entre la 3a y 6a costillas, dependerá de factores genéticos, buen tono del músculo pectoral y de la alimentación.

Respecto a su composición interna, añade que poseen diversos elementos con considerables misiones fisiológicas, como la glándula mamaria en forma de racimos y con canales terminales que desembocan en el pezón, donde se segrega la leche materna. Asimismo, en la zona externa el seno está integrado por la piel que lo envuelve, de modo que su firmeza y adhesión al tórax dependen de la envoltura cutánea que lo rodea y del músculo gran pectoral. El cual sirve de punto de apoyo y reduce la acción de la gravedad.

Añade la entrevistada: “No se debe perder de vista que está constituido sólo por grasa que le da forma al busto sin importar la edad y condiciones en que se encuentre, por lo que siempre es recomendable seguir alimentación  balanceada, dado que ésta también influye en el aspecto de la epidermis”.

De usted depende su fortaleza

Tan sólo 10 minutos de ejercicio diario puede ayudar a fortalecer significativamente los pectorales. Antes de practicarlo es recomendable consultar al médico y establecer entre ambos si se está en condiciones de realizarlo, o si existe alguna razón por la cual no sea conveniente ejecutarlo, aunque en general no suele existir contraindicación y siempre resulta gran oportunidad para mantener busto bello y firme.

El primer ejercicio se debe realizar de pie. Una sus manos, palma con palma, a la altura de su pecho y presione una contra otra, al menos 20 veces. En la misma posición enlace sus manos detrás de la espalda y trate de llevarlas hacia arriba tanto como pueda, sin flexionar los codos. Repita 10 veces.

Otra rutina consiste en describir círculos simultáneamente con los dos brazos mientras está sentada, sin olvidar respirar en forma adecuada. En esta misma posición, extienda los brazos en forma de cruz, con las palmas hacia arriba; llévelos al frente sin doblar los codos y vuelva a la posición inicial. Realice este ejercicio de 8 a 10 veces diariamente.

Mímelos cuanto quiera

Por otra parte, entre las recomendaciones que se sugieren para mantener por más tiempo busto firme y sano, tenemos las siguientes:

* Friccionar con cepillo suave ayudará a la irrigación sanguínea del busto. Esta acción debe realizarse con movimientos circulares de fuera hacia dentro hasta que la piel se torne ligeramente rojiza. No talle los pezones, porque se podrían agrietar.
* Después del masaje es recomendable untar aceite, ya sea vegetal (de almendras dulces, germen de trigo, manteca de cacao o virgen de oliva) o animal (aceite de ballena, emú o cerdo). La manera de aplicarlo es extendiéndolo con las manos sobre pechos, pezones y tejidos que los rodean.
* Dé ligero masaje de abajo hacia arriba en forma de abanico, abarcando cuello y músculos pectorales.
* Las duchas heladas favorecen a los tejidos de los senos; también existen aparatos que, a base de chorros de agua, dan hidromasaje a esta zona. Después, es recomendable usar agua fría y caliente de manera alternada, ya que esto tonifica aún más la piel.
* Para los baños alternados se recomienda tener dos baldes, poniendo en uno agua helada y, en el otro, muy caliente, aplicando con esponja durante tiempo suficiente para que el pecho absorba la temperatura respectiva (aproximadamente 20 segundos con frío y 20 con calor) haciendo tres repeticiones en cada seno; debe concluirse con aplicación de agua fría.
* Es recomendable pasar hielo por todo el pecho (evitando el pezón) mediante movimientos circulares durante algunos segundos una vez a la semana, pues esto lo mantendrá más firme.
* Lave los pezones para evitar que se irriten. Use agua tibia, esponja muy suave con gel neutro y asegúrese de secarlos muy bien con toalla de algodón. Salvo en dicha zona, puede aplicar crema hidratante (la misma que usa para el resto del cuerpo).
* Trate de mantener seca el área de los pezones; de este modo evitará irritaciones.

Si de sostenerlos se trata…

Es obligatorio elegir el sostén adecuado:

* Debe ser de tirantes anchos, sobre todo si se tiene busto prominente.
* No tiene que dejar marca en los hombros ni en la parte inferior de los senos.
* Conviene que esté confeccionado en fibra natural (algodón) para que la piel pueda respirar.
* No es recomendable usar sujetadores con relleno.
* Para practicar deporte, elija un modelo que sostenga bien y permita libertad de movimiento.

Para lucirlos

* Es imprescindible mantener la espalda recta, con lo cual, además de realzar el pecho, se evita su caída.
* Al dormir, procure adquirir postura que no oprima la zona pectoral.
* Camine erguida y respire adecuadamente.

Fuente: saludymedicinas.com.mx
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí