Inicio Nacional Semilla transgénica aumentaría producción de granos en Tamaulipas

Semilla transgénica aumentaría producción de granos en Tamaulipas

3588
0

Señaló que México tiene 10 años de retraso en el uso de este tipo de semillas, a pesar de que importa el 40 por ciento del consumo nacional.

Irónicamente, puntualizó Salamanca, el gobierno permitía la entrada de este producto y que la gente lo consumiera procesado, pero no dejaba que los investigadores se avocaran a producir semillas con esta biotecnología.

Ahora, gracias a que se le puso fin a la moratoria para la experimentación científica con maíz transgénico y después de 11 años de su aplicación, nuestro país inicia este proceso, señaló.

Dijo que ya fueron escuchados productores de Tamaulipas, Chihuahua y de la región lagunera por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y el gobierno federal, pues permitieron el acceso a esta tecnología.

Desgraciadamente, países como Argentina nos dejaron atrás, ya que gracias al uso de semillas transgénicas se convirtió en este lapso en el segundo productor mundial de maíz, apuntó el funcionario.

Agregó que al implementarse esta tecnología, estados como Tamaulipas volverían a ser considerados como los graneros de México, porque la producción se elevaría hasta tres veces más y la economía de los productores se consolidaría.

Fabrice Salmanca explicó que el uso de maíz transgénico ayuda a aumentar la productividad de los agricultores, al bajarles costos, ya que es una semilla que viene protegida contra plagas, es más resistente a la sequía y permite un mejor desarrollo de la planta.

Actualmente, la productividad de una hectárea es de apenas 2.7 toneladas, mientras que utilizando este tipo de semillas la misma superficie sembrada podría alcanzar hasta las 10 toneladas, apuntó Salamanca

El directivo de Agrobio México destacó que el uso de este tipo de semillas permitió que Estados Unidos incrementara su producción de maíz de manera significativa, ya que el 90 por ciento de este grano se cosecha gracias a semillas transgénicas.

Basta ver la región fronteriza de Tamaulipas para darnos cuenta de la diferencia que existe entre los productores que solamente están divididos por el río Bravo, ya que mientras ellos utilizan maíz transgénico y con menos gastos, los productores mexicanos batallan, aseguró.

Por ello, dijo Salamanca, la producción en el otro lado de la frontera es hasta cuatro veces superior a la de México y está protegida contra plagas, es más resistente a los intensos calores que se registran.

Dijo que las organizaciones ambientalistas afirman que el uso de estos granos no es apto para el consumo humano o animal, opinión que no comparte al asegurar que su uso es a nivel mundial y desde años atrás.

La muestra más fehaciente de que el uso de semillas transgénicas no son dañinas para la salud humana y de los animales es que estos productos están en el mercado y son consumidos por la población desde hace más de 11 años en Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Argentina y en países europeos, apuntó.

Afirmó que a lo largo de esos 11 años no ha habido un solo caso de que alguna persona o animal haya enfermado por consumirlos, no hay un reporte o estudio, por lo que los grupos opositores sólo buscan atemorizar a la opinión pública.

Destacó que impulsar el desarrollo de este tipo de semillas permitirá reforzar los programas de combate a la pobreza, ya que si llegan a las zonas más pobres del país, con el apoyo gubernamental, se logrará aumentar la producción en el campo y disminuirá la escasez de alimentos.

Mencionó que en Tamaulipas ya se utilizan semillas transgénicas para producir algodón, lo cual ha dado importantes resultados, por lo que no será muy difícil convencer a los más de 25 mil productores de maíz para que comiencen a utilizarlas.

Por separado, el presidente de los productores de maíz en Tamaulipas, Perfecto Solís Alanís, dijo que es necesario que nos permitan el uso de semillas transgénicas para lograr una mayor producción de granos y poder competir con productores como Estados Unidos.

No es posible que durante muchos años los productores gringos estén produciendo maíz y frijol con semillas modificadas, las cuales después venden a México, y a los productores nacionales se les haya negado el uso de estos productos, apuntó.

Dijo que el logro obtenido ante el Congreso de la Unión de impulsar una ley que permita el uso de este tipo de granos, va a garantizar una mejor producción en el país.

Precisó que actualmente México importa más de siete millones de toneladas de maíz, de las cuales alrededor del 80 por ciento son de origen transgénico.

Era una incongruencia, comentó, que en el país no se permitiera sembrarlo a los productores, pero sí que la gente lo consumiera.

Afirmó que si se permite la siembra de semillas genéticamente modificadas, los campesinos aumentarían su productividad hasta en 15 por ciento, lo que sumado a una mejora en procesos, pondría en condiciones aptas al campo mexicano.

Si lo protejo de las plagas, si lo protejo de malezas, si hago una siembra con precisión, entonces seguramente estoy esperando un rendimiento que pueda elevarme en por lo menos tres toneladas más por hectárea, que eso es lo que vendría a acabar con el mito de que en México no podemos ser buenos productores, dijo.

Señaló que si se utiliza esta nueva tecnología al parejo de los
otros competidores, está seguro de poder elevar el rendimiento entre
10 y 12 toneladas de maíz por hectárea, por lo que en Tamaulipas
serían más de 25 mil productores los que se verían beneficiados.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí