Inicio Nacional Los virus más virulentos

Los virus más virulentos

1191
0
Los virus oncogénicos son aquellos capaces de transformar la célula que infectan, y de la que dependen, en una célula tumoral. La forma más frecuente de cáncer de hígado se asocia a la presencia del virus de la Hepatitis B. Los tipos 16 y 18 del virus del papiloma humano (HPV), que son los más agresivos, están asociados al cáncer de cérvix uterino y, según las últimas revelaciones, también al cáncer oral. El virus Epstein Barr, implicado en la mononucleosis o “enfermedad del beso”, está íntimamente ligado al linfoma de Burkitt y al carcinoma nasofaríngeo.

El misterio de por qué algunas personas portadoras de virus oncogénicos desarrollaban la infección, evolucionaban a entidades premalignas o, incluso, llegaban a desarrollar tumores, parece comenzar a desvelarse. Un estudio publicado estos días en la revista Genome Research, en el que han participado investigadores del Hospital Universitario de Bellvitge, el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO), ha comprobado que el material genético de los virus oncogénicos es diferente en los portadores asintomáticos que en aquellos pacientes que desarrollan cáncer, debido a que estos virus modifican su material genético según avanza la enfermedad para sortear las defensas del organismo. Esta modificación química de su material genético la consiguen gracias a un proceso conocido como metilación del ADN, que les permite perpetuarse en las células.

Las evidencias surgieron al comparar el metiloma en portadores asintomáticos del virus, en pacientes con una infección activa y en pacientes que están desarrollando un cáncer relacionado con el virus. En personas asintomáticas, el ADN de estos virus no esta metilado, mientras que al desarrollarse una infección como hepatitis o mononucleosis infecciosa, el empieza a metilarse, y, cuando existe un tumor asociado (linfoma, cáncer de cérvix o de hígado), el genoma del virus se encuentra muy metilado. Esta metilación, que el virus es incapaz de realizar por sí mismo, la lleva a cabo secuestrando ciertas proteínas del cuerpo humano.

Este descubrimiento podría convertirse en la llave que abra la puerta al estudio, diagnóstico y tratamiento de ciertos tumores relacionados con virus. El estado de metilación de algunos genes serviría como marcador del desarrollo de tumores, llegando a ser muy útil como método de diagnóstico precoz de estos tipos de cáncer. Una nueva arma podría sumarse al todavía insuficiente arsenal terapéutico, los fármacos desmetilantes del ADN. Moléculas como la 5-azacitidina, empleadas para ciertas formas de leucemia y linfoma cutáneo, podrían tener su utilidad en el tratamiento de tumores de cérvix, hígado y otros tipos de linfoma.

* Médico residente de Cirugía Oral y Maxilofacial, Hospital del Río Hortega (Valladolid).

Fuente: elconfidencial.com
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí