Inicio Nacional Llama Rivera Carrera a recuperar valores frente a la violencia

Llama Rivera Carrera a recuperar valores frente a la violencia

91
0
En su homilía de la misa dominical celebrada en la Catedral Metropolitana, el arzobispo primado de México llamó a los feligreses a ser agentes activos para la promoción de estos valores, pues, dijo, la sociedad está urgida de corazones misericordiosos.

El prelado hizo notar que la cultura actual está marcada por fenómenos que tienen como común denominador la dureza, que se manifiesta en violencia creciente, agresividad, uso de la fuerza e incluso en terrorismo.

“El mismo arte refleja esa dureza de la cultura dominante con pinturas y esculturas descoyuntadas, la música estridente y chillona que tanto impacto tiene en ciertos ambientes, donde triunfa lo punk y lo hard rock, la cadena y la moto con el escape abierto”, expresó.

Rivera Carrera añadió que como muestra de este fenómeno, en algunos sectores de la propia Iglesia Católica fue aplaudida una interpretación violenta del Evangelio que presenta a Jesús como un guerrillero con metralleta en mano y un gesto duro.

En la actual civilización, dura, impersonal, fría y violenta, no es fácil aceptar la compasión, la misericordia y el perdón como valores humanos y cristianos, pues con frecuencia estas actitudes y sentimientos son juzgados como signos de debilidad, expuso.

Sin embargo, advirtió que ante este conjunto de fenómenos de la cultura, es necesario voltear los ojos para ver el Evangelio, en cuyos pasajes se invita a reflexionar sobre la misesicordia que es uno de los rasgos característicos de Jesús.

“La misericordia no se opone al compromiso temporal de los cristianos, no se opone a la responsabilidad que tiene el seguidor de Jesús de luchar a favor de los oprimidos y marginados, al contrario, le da el sello verdaderamente cristiano, el estilo evangélico”, dijo.

El jerarca católico aclaró que “empuñar” la violencia no es más evangélico que enarbolar el corazón y pidió no ignorar que la violencia engendra violencia, mientras que la misericordia suprime las miserias.

El religioso resaltó que para que se muestre este valor se necesita reconocer la enfermedad del pecado, confesarlo y arrepentirse de este.

Insistió, no obstante, que para ello existe una grave dificultad, pues la cultura moderna inculca que es un error reconocernos pecadores, “que no podemos cultivar el sentido de la culpa y que es vergonzoso darnos golpes de pecho”.

Para la cultura, sostuvo, los pecados son un tabú, “son condicionamientos e inhibiciones de la infancia o simplemente preferencias o inclinaciones, que si bien pueden ser tratados por la psicología o psiquiatría, la verdadera salud se alcanza con la conciencia del pecado, la sabiduría y el saber pedir perdón”.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí