Inicio Nacional Exhibe MoMA la muestra `Pablo Picasso: temas y variaciones`

Exhibe MoMA la muestra `Pablo Picasso: temas y variaciones`

170
0
Se trata de “Picasso: temas y variaciones” que abrió desde marzo pasado y que ofrece más de 100 obras de este controvertido artista, las cuales exploran su proceso creativo por medio del grabado. La exhibición permanecerá abierta al público hasta el 30 de agosto de 2010.

Esta exposición se centra en el compromiso de Picasso con las ilustraciones en el transcurso de su larga carrera y las formas en que fomenta su creatividad a través de un enfoque temático y de la experimentación constante.

Genial en todas sus facetas: inventor de formas, innovador de técnicas y estilos, artista gráfico, escultor y uno de los más prolíficos pintores de la historia, con más de 20 mil trabajos, el español Pablo Picasso murió en su villa de Notre-Dame-de-Vie, en Mougins, Francia.

Iniciador del cubismo y para muchos el mejor y más influyente creador de formas del siglo XX, nació el 25 de octubre de 1881 en Málaga. Fue hijo del profesor de arte José Ruiz Blasco y María Picasso López, cuyos apellidos usó en sus primeras obras, pues alrededor de 1901 empezó a utilizar solamente el de su madre.

Picasso puso de manifiesto sus habilidades desde muy edad temprana. A los 10 años de edad hizo sus primeras pinturas y a los 15 aprobó con brillantez los exámenes de ingreso a la Escuela de Bellas Artes de Barcelona con su gran lienzo “Ciencia y caridad” (1897), obra con la que ganó una medalla de oro.

Hizo tres viajes a París, donde se estableció en 1904. En esa etapa retrata en sus cuadros a gente en los salones de baile y en los cafés, mostrando la asimilación del post impresionismo de Paul Gauguin y la influencia de los pintores de la corriente “naives”.

En el cuadro “Habitación azul” (1901) muestra su evolución hacia el “periodo azul”, llamado así por el predominio de los tonos en ese color, en el que el artista refleja la miseria humana, con trabajadores extenuados, mendigos, alcohólicos y prostitutas, representados con cuerpos y formas ligeramente alargadas, recordando el estilo de “El Greco”.

Poco después de establecerse en París en un desvencijado edificio conocido como el Bateau-Lavoir, tuvo su primera compañera sentimental, Fernande Olivier; y con esta feliz relación, Picasso cambió su paleta hacia tonos rosas y rojos; por ello, se conocen como su “periodo rosa”.

Sus temas se centraron también en el mundo del circo, que visita con gran asiduidad, creando obras como “Familia de acróbatas” (1905). En la figura del arlequín, el autor español pintó su otro yo, su alter ego, práctica que repitió en posteriores trabajos.

El retrato de “Gertrude Stein” (1905-1906) revela ya un tratamiento del rostro en forma de máscara, aunque la obra clave de este periodo es “Las señoritas de Avignon” (1907), tan radical en su estilo, que no fue aceptada por los críticos y pintores vanguardistas de aquel momento.

Picasso y Georges Braque, inspirados por el tratamiento volumétrico de Paul Cézanne, pintaron en 1908 una serie de paisajes dentro de un estilo que un crítico describió como si se hubieran hecho con base en “pequeños cubos”, iniciando así la primera etapa del cubismo analítico.

Durante la Primera Guerra Mundial, Picasso viajó a Roma para realizar los decorados de los ballets rusos de Sergei Diáguilev; ahí conoció a la bailarina Olga Koklova, con quien se casó poco después.

Dentro de un estilo realista, figurativo, en 1917 Picasso la retrató en varias ocasiones, al igual que a su único hijo legítimo, Pablo, y a numerosos amigos.

Aunque siempre declaró que no era surrealista, en muchos de sus cuadros se pueden apreciar cualidades y características propias de este movimiento artístico, como en “Mujer durmiendo en un sillón” (1927, Colección Privada, Bruselas) y “Bañista sentada” (1930, Museo de Arte Moderno).

También realizó conjuntos formados por fragmentos de madera, metal, papel y otros materiales, explorando las hipótesis espaciales planteadas por la pintura cubista como: “Mandolina y clarinete” (1914, Museo Picasso, París).

En la década de los 30, en cuadros cubistas predomina el trazo curvilíneo y un cierto erotismo subyacente, reflejado el placer y la pasión de Picasso por su nuevo amor Marie Thérsse, retratada muy a menudo y que es la modelo del famoso cuadro “Muchacha ante el espejo” (1932, Museo de Arte Moderno), con quien tuvo a su hija Maya en 1935.

El 26 de abril de 1937 durante la Guerra Civil Española (1936-1939), la aviación alemana bombardeó por orden de Francisco Franco el pueblo vasco de Guernica. Pocas semanas después, Picasso comenzó a pintar el mural del mismo nombre, considerado por la crítica, una de las obras del artista más importantes del siglo XX.

El cuadro, exhibido en el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París de 1937, no retrata el acontecimiento en sí sino la violencia y crueldad del acontecimiento mediante imágenes como el toro, el caballo moribundo, el guerrero caído, la madre con su hijo muerto o una mujer atrapada en un edificio en llamas.

El estallido y posterior desarrollo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) contribuyeron a que la paleta de Picasso se oscureciera y a que la muerte fuera el tema más frecuente en la mayoría de sus obras como “Bodegón con calavera de buey” (1942, Kunstsammlung Nordrhein Wesfalen, Dusseldorf) y “El osario” (1945, Museo de Arte Moderno).

En esa época conoció a la pintora Francoise Gilot, con quien tuvo dos hijos: Paloma y Claude, retratados en numerosas obras, así como a su última compañera sentimental, Jacqueline Roque, con quien se casó en 1961 y radicó desde entonces en el sur de Francia.

A lo largo de toda su vida, la obra de Picasso se expuso en innumerables ocasiones; la más inusual fue la que le dedicó el Louvre en 1971 con motivo del cumpleaños número 90 del artista; hasta entonces nunca se había expuesto en el museo parisino la obra de ningún artista vivo.

Muchos de los últimos cuadros de Picasso están basados en las obras de los grandes maestros del pasado como Diego Velázquez, Gustave Courbet, Eugéne Delacroix y Edouard Manet, también trabajo en cientos de litografías y se interesó por la cerámica técnica con la que realizó casi dos mil piezas.

En 1973 realizó su última pintura “Embrace” y su último dibujo, “Figuras reclinándose”. La noche del 7 de Abril, unas horas antes de fallecer, las dedicó a pintar su último cuadro: “Mujer desnuda acostada y cabeza”.

Pablo Picasso falleció al mediodía del 8 de abril de 1973 a causa de un edema pulmonar consecuencia de una gripe mal atendida. Sus restos fueron inhumados el día 10, en el Jardín del Castillo de Vauvenargues, cerca de Aix-en-Provence. Por deseo expreso del mismo artista, parte de su obra fue donada al Estado francés, en señal de agradecimiento.

ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí