Inicio Nacional El buen sexo, un embellecedor

El buen sexo, un embellecedor

590
0
Y eso, entiendan todos, salta a la vista. No solo el pelo se pone más brillante y suave, sino que se reducen imperfecciones de la piel, como la dermatitis, las espinillas y el acné.

Por muy asépticas que nos creamos, hay que tener en cuenta que durante una actividad sexual intensa (y a todo pulmón) sudamos, algo que, de paso, nos limpia los poros… Bueno, esto también se logra con mascarillas, pero yo prefiero este tipo de tratamientos.

El aquello también es uno de los mejores deportes (y más seguros, si se practica con el que toca), pues fortalece y tonifica todos los músculos del cuerpo; además, es mucho más grato que darle vueltas a una pista o matarse en un gimnasio, y no requiere la compra de zapatos especiales. Dicen también los investigadores que una buena sesión en la cama libera endorfinas, y esto -entiéndase bien- le deja una carita de bienestar hasta a la más amargada.

Y como ustedes ya saben qué son las feromonas, entre más veces nos dediquemos al aquello producimos más este ‘aromita sutil’ que a ellos enloquece. ¿Quieren más? Hacerlo es más efectivo que ir al psiquiatra. Es un tranquilizante al que no puede competirle ningún medicamento, y como esto hay que matizarlo con besitos, a manera de estímulo les diré que la saliva del otro nos ayuda a mantener los dientes sanos. Créanlo: los limpia y ayuda a mermar el ácido que daña el esmalte.

También, y a riesgo de que las señoras me descueren, les cuento que hacer el amor con frecuencia alivia el dolor de cabeza, así que toca ir cambiando de disculpita. Ni crean que los órganos que se benefician son solo aquellos que se ubican en el departamento inferior del cuerpo; el sexo es un antihistamínico buenísimo; ayuda a descongestionar a las asmáticas y mejora la respiración. En general eleva las defensas, mejora la función cardiaca y hasta elimina los gorditos.

En fin, espero haberle ayudado a más de uno a entender por qué los señores dicen que a las mujeres se nos nota cuando tenemos buenos polvos (cosa que murmuran siempre entre ellos). Así que anímense, quién quita que a usted también empiecen a brillarle los ojos. Hasta luego.

Fuente: eltiempo.com
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí