Inicio Nacional Diabéticos e hipertensos son propensos al glaucoma

Diabéticos e hipertensos son propensos al glaucoma

841
0
El Hospital General de Zona (HGZ) No. 14 del IMSS en el estado recibe cerca de 30 pacientes diariamente, 10 de ellos se presentan a revisión por síntomas de glaucoma, señaló el especialista en oftalmología adscrito a dicho hospital, Adrián Beltrán Ramírez.

Indicó que la falta de control de la tensión del ojo por más de siete años, en pacientes con glaucoma, puede causar daños en el nervio óptico y la pérdida irreversible de la capacidad visual.

Comentó que los pacientes con antecedentes de diabetes tienen un riesgo del 50 por ciento para desarrollar glaucoma neo vascular de tipo secundario controlable en sus primeras etapas.

Asimismo, puntualizó que el 14 por ciento de las personas con miopía alta podrían presentar glaucoma.

Beltrán Ramirez explicó que el globo ocular se compone principalmente por humor acuoso, una substancia líquida que se encuentra en constante cambio cuya función es mantener la consistencia y dureza del ojo.

La tensión normal oscila entre los 10 y los 20 milímetros de mercurio (mm/hg) y la alteración de la presión intraocular se da por el exceso en la producción del humor acuoso así como el drenaje insuficiente del mismo.

La tonometría, examen indicado para medir la presión intraocular, se basa en un golpe de aire dentro del ojo que registra el hundimiento de la córnea, el dispositivo permite determinar alteraciones en la retina, tumoraciones y en especial algún grado de glaucoma.

El médico recomendó que toda persona mayor de 35 años acuda a revisión anual oftalmológica y en caso de tener un problema de glaucoma se debe medir la presión del ojo cada cuatro o seis meses con la finalidad de regularla.

Las personas jóvenes sin conocimiento de la enfermedad pueden desarrollar una presión que rebase los 26 mm/hg, los pacientes visualizan halos de luz que impiden ver con nitidez además de percibir flashazos y dolor retroocular cuando se trata de un trastorno en la retina.

Recalcó la necesidad de medir el grosor de las córneas de cada paciente ya que la variación natural del grosor puede arrojar un diagnóstico erróneo, cuando existe hipertensión intraocular o glaucoma, se procede a explorar el nervio óptico y el campo visual.

Una vez detectado el problema se prescribe un tratamiento con medicamentos orales y si el daño no responde al medicamento se puede realizar una cirugía generalmente acompañado del uso de gotas oftálmicas.

Beltrán Ramirez explicó la necesidad de medir el tono en pacientes con enfermedades reumatológicas, tratados con medicamentos esteroideos como antiinflamatorios ya que su consumo por tiempo prolongado puede alterar los niveles de la presión intraocular.

El hábito de fumar eleva las posibilidades de presentar hipertensión por lo que recomendó evitar su consumo así como mantener un estilo de vida libre de excesos.

Finalmente señaló que para mantener una salud visual óptima se debe evitar el uso de gotas no prescritas por el oftalmólogo porque su contenido puede crear picos de presión alta.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí