Inicio Nacional Celebran miles de fieles Vía Crucis viviente en Tamaulipas

Celebran miles de fieles Vía Crucis viviente en Tamaulipas

1080
0
En Tamaulipas existen santuarios religiosos que son sumamente visitados durante estas fechas, principalmente la Iglesia del Chorrito en el municipio de Hidalgo, así como el Santuario de la Virgen del Contadero en las inmediaciones de Ocampo y Tula, a los que cada año durante la Semana Santa acuden más de 50 mil visitantes.

En Ciudad Victoria, uno de los eventos más significativos de la Iglesia Católica es sin duda el Vía Crucis viviente que en estos días es representado por dos grupos, el del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe y el del Grupo Bíblico de la colonia Mainero.

Pero el más representativo es el que protagoniza José Luis Rodríguez Rodríguez, quien con esta representación encarna por 34 años consecutivos la Pasión y Muerte de Jesucristo, realizando el tradicional recorrido desde la Iglesia de Nuestra Señora del Refugio en la calle Ocho, hasta terminar en la Loma del Santuario donde es crucificado.

Esta es sin duda la representación con más espectadores en Victoria, ya que en ella participan más de 30 personas que la realizan desde el año de 1977 y este 2 de abril será la representación número 34.

Uno de los lugares más visitados por los turistas durante la Semana Santa es el centro religioso El Contadero, ubicado entre los límites del municipio de Tula y Ocampo, el cual recibe a más de 20 mil personas.

Una de tantas leyendas que existen alrededor de este centro religioso es la de que en 1850 fue capturado en este sitio un bandido muy creyente de la Virgen de Guadalupe, pero cuando los soldados lo iban a colgar, de entre un cerro se escuchó una voz que salía de una cueva que les decía que lo soltaran y dejaran libre.

Los soldados se llenaron de miedo y huyeron mientras que el bandido subió al cerro y entró a la cueva donde descubrió la imagen de la Virgen de Guadalupe esculpida en una roca y dio aviso a la gente, que hasta nuestros días, acude en busca de un milagro y a venerarla.

Para llegar a este lugar se debe viajar a Tula y después tomar la carretera a Ocampo hasta llegar al kilómetro 12 donde existe una desviación e iniciar un recorrido por un camino de terracería que inicia en el ejido Librado Rivera y termina en el Rancho Callejones, desde donde debe continuarse a pie por unos tres kilómetros.

Este santuario religioso está rodeado de paisajes serranos y pueden encontrarse una gran variedad de plantas y aves.

Considerado el Santuario Religioso más importante de Tamaulipas, El Chorrito es visitado durante esta Semana Santa por más de 30 mil turistas que acuden a ver a la Virgen de Guadalupe que se encuentra en una cueva, donde se construyó una iglesia.

Según un documento escrito por el presbítero Miguel Santoyo García, el origen de la hermosa imagen de la Virgen de Guadalupe que se encuentra esculpida en una de las estalactitas de una cueva volcánica, en el corazón del ejido de El Chorrito, no ha sido aún aclarado satisfactoriamente.

Se tienen noticias documentadas de la existencia del culto a la Guadalupana y por tanto, la historia del Santuario arranca a finales del siglo XVII, cuando la región pertenecía a San Antonio de los Llanos.

“Era la ruta de las pastorías trashumantes novohispanas que trajinaban anualmente entre el centro del Virreinato y los agostaderos del Nuevo Reino de León; este movimiento humano motivó la génesis del culto a la Virgen de Guadalupe en la gruta de la entonces llamada Mesa de Ogarrio, un sitio ideal para la defensa, las maniobras ganaderas y el descanso”.

Esta versión parece confirmarse en el texto cantado en una de las “alabanzas” populares que los fieles peregrinos dirigen a la Virgen, pues habla de pastores, la cueva y la imagen.

En la segunda mitad del siglo XVIII, la religión quedó incluida en los dominios del Nuevo Santander. Domingo de Unzaga e Ibarrola, fundador de Santo Domingo de Hoyos, hoy Hidalgo, se hizo dueño de la Hacienda de San José de la Mesa, lugar donde se localizaba la ermita de la “Casa de San José”, en cuyo territorio existía también La Mesa de El Chorrito con la imagen de la Guadalupana.

A finales del siglo XIX, la hacienda pasó a ser propiedad del general Manuel González.

Para atender la imagen, los administradores de La Mesa nombraron de entre los pocos habitantes de El Chorrito, un encargado de la cueva llamado esclavo e hicieron construir un jacalón con techo de palma a la entrada de la gruta, sólidamente asentado sobre nueve horcones de madera.

El sistema de esclavos y el techo de palma duraron hasta 1935, cuando el gobierno decretó la expropiación de las tierras de la hacienda para crear ejidos.

En 1937 la cueva pasó a manos del ejido y dos años más tarde, a la autoridad eclesiástica, mientras que la iglesia inició su construcción en 1939.

Una de las tradiciones actuales es la peregrinación desde el templo de San José en el ejido la Mesa, hasta el Santuario de la Virgen del Chorrito.

En estos tiempos se realizan danzas y se lleva a cabo la celebración de un Vía Crucis donde participan los habitantes de las comunidades rurales cercanas y destaca la gran cantidad de familias que visitan este centro religioso.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí