Inicio Internacional Tensión en Guadalupe antes de reunión de Sarkozy con autoridades antillanas

Tensión en Guadalupe antes de reunión de Sarkozy con autoridades antillanas

143
0


Los policías fueron blanco de cinco ráfagas de tiros en la localidad costera de Gosier, situada a unos 10 km de la capital, Pointe a Pitre. Ningún agente fue herido pero las fuerzas de seguridad se retiraron de esa localidad, precisaron las autoridades.

La víspera, un sindicalista que regresaba de un piquete de huelga murió de un disparo y seis policías resultaron heridos, en la peor noche del disturbios desde que comenzó el conflicto.

La noche del miércoles fue menos violenta que la anterior. Según un primer balance policial, 39 personas fueron detenidas, cinco comercios incendiados y la alcaldía de una pequeña localidad, Sainte Rose, saqueada.

En este contexto, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunirá a última hora de la tarde con unos 30 parlamentarios y presidentes de los gobiernos regionales de Guadalupe, Martinica y la Guayana Francesa, así como con los representantes de la Reunión, el otro departamento de Ultramar, situado en el Océano Indico.

También participarán en el encuentro el primer ministro, François Fillon, la ministra de Interior, Michele Alliot-Marie, y el secretario de Estado de Ultramar, Yves Jego.

En un intento de calmar los ánimos, Fillon anunció por la mañana que el gobierno presentará a la patronal y los sindicatos antillanos una propuesta que permita un aumento “cercano a los 200 euros” (unos 255 dólares) de los salarios más bajos.

Esta es una de las principales reivindicaciones del “colectivo contra la explotación” (LKP), movimiento que lidera la huelga general contra la carestía de la vida que tiene paralizada Guadalupe desde el 20 de enero y a la que el 5 de febrero se unió la vecina Martinica.

Los huelguistas reclaman un aumento de los salarios y un recorte de los precios de los productos básicos. Pero la huelga es también expresión de un profundo malestar económico y social, así como de tensiones entre la minoría blanca y la población negra.

El movimiento comenzó también a extenderse la Reunión, donde se convocó una huelga general para el 5 de marzo con las mismas reivindicaciones.

Fillon consideró sin embargo que “la reivindicación de aumentar todos los salarios es incompatible con la otra reivindicación, la de luchar contra el paro en las Antillas”.

Los cuatro departamentos franceses de Ultramar registraron en 2008 una tasa de desempleo superior al 20%, es decir de dos a tres veces más elevada que la de Francia metropolitana, según datos de la oficina francesa de estadísticas.

El presidente del gobierno regional de Guadalupe, Victorin Lurel, consideró que la propuesta de Fillon no aporta nada nuevo y no puede “desbloquear la situación”.

“Contamos con la comprensión del presidente (…) para devolver la confianza y para ir más lejos que el primer ministro”, agregó Lurel que por la tarde debía participar en la reunión con Sarkozy.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí