Inicio Internacional Retiran productos vendidos por fábrica envuelta en escándalo de carne expirada

Retiran productos vendidos por fábrica envuelta en escándalo de carne expirada

709
0
Mediante un comunicado que difunden hoy los medios chinos, OSI explica que “para volver a ganar la confianza de los clientes, y para cooperar con el progreso de investigación oficial” el grupo ha decidido retirar todos los productos cárnicos que la planta de Husi en Shanghái vendió a numerosas cadenas de restaurantes, entre ellas, McDonalds, KFC o Pizza Hut.

Además, el conglomerado de procesamiento alimentario con sede en Aurora (Illinois, EUA) también señaló que está realizando una investigación interna sobre lo que ocurrió en Husi ante la posibilidad de un “mal comportamiento” y que tomará medidas legales contra quienes sean responsables de lo ocurrido.

Según el comunicado, OSI ya ha mandado a un equipo de gestión para asegurar que se gestione bien el problema y que colaborará con las autoridades de Shanghái.

La Administración de Alimentos y Fármacos aseguró el sábado que la planta de Husi en la metrópolis había falsificado fechas de caducidad de hasta 4.396 cajas de carne picada de ternera que expiraba en febrero. De éstas, habían vendido 3,030 cajas.

Las autoridades chinas han arrestado a cinco personas y han cerrado la planta tras el escándalo, destapado por la televisión de Shanghái Dragon TV.

Con un reportaje con cámara oculta y periodistas infiltrados, Dragon TV mostró cómo el personal de Husi usaba conscientemente carne de pollo que llevaba cerca de medio mes caducada y cómo reprocesaba distintos productos hasta que lograban burlar los controles sanitarios.

El escándalo afectó a numerosas compañías de comida rápida, como McDonalds, KFC, Pizza Hut o Starbucks, que comenzaron a retirar productos de sus tiendas por todo el país comprados a Husi.

En el caso de McDonalds, el problema también afectó a varias de sus tiendas en Japón, donde parte de los populares McNuggets que se vendían contenían carne procedente de la fábrica de Husi en Shanghái.

La inseguridad alimentaria es un problema frecuente en China, donde las irregularidades de este tipo se acumulan mientras crece la preocupación de la sociedad, cansada de no encontrar alimentos seguros desde los más básicos como la leche hasta ahora los de restaurantes extranjeros.

Un caso similar afectó en 2012 a KFC en Shanghái, que estuvo vendiendo a sabiendas carne de pollo con excesivos niveles de antibióticos durante dos años.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí