Inicio Internacional Netanyahu sigue negociando con posibles socios de gobierno

Netanyahu sigue negociando con posibles socios de gobierno

154
0


Los representantes del partido religioso ultranacionalista Hogar Judío, con 3 de los 120 escaños del Parlamento elegidos el martes, prometieron apoyar su candidatura al puesto de primer ministro.

“Benjamin Netanyahu será primer ministro”, señalaba el editorial del diario liberal Haaretz, que apoyó abiertamente durante la campaña a su rival Tzipi Livni, del partido Kadima, en el poder durante la anterior legislatura.

“La elección está ahora en manos de Netanyahu”, añadía.

Para reunir una mayoría, el líder del principal partido de la oposición de derecha puede aliarse con la extrema derecha y las formaciones religiosas, o tratar de formar un gobierno más amplio con la participación del Kadima de centro-derecha.

La primera opción le asegura una mayoría de 65 diputados sobre 120. Desde un punto de vista de aritmética parlamentaria es ampliamente suficiente para formar gobierno. Pero desde una perspectiva internacional, el efecto sería desastroso.

Un gobierno comprometido con intensificar la colonización en los Territorios Palestinos y hostil a todo compromiso territorial, tal y como quiere la extrema derecha, podría provocar fricciones con la nueva administración estadounidense de Barack Obama, que parece menos dispuesta a concederle un apoyo incondicional a Israel.

El propio Netanyahu se pronunció a favor de un gobierno abierto durante su campaña electoral, cuando reconoció que fue un error depender totalmente de la extrema derecha durante su primer mandato como primer ministro, entre 1996 y 1999.

Algunos dirigentes de Kadima no descartaron esta posibilidad, en especial el antiguo ministro de Defensa Shaul Mofaz, indicó este viernes la radio militar.

Otro dirigente del partido, cercano a Tzipi Livni, el viceprimer ministro del gobierno saliente, Haim Ramon, tampoco lo ve con malos ojos.

Si bien Netanyahu parece ser el único con posibilidades de formar gobierno dado el giro a la derecha de los electores, el peso relativamente bajo de su partido en el Parlamento dificulta la tarea.

Con 27 escaños de los 120 totales, Likud es la segunda formación de la Knesset, por detrás de Kadima, que obtuvo 28 escaños.

El presidente israelí, Shimon Peres, debe iniciar el miércoles sus consultas con los representantes de los partidos para la formación de un nuevo gobierno.

Si designa a Netanyahu, será la primera vez que el jefe de una lista que no dispone del mayor número de diputados está llamado a formar gobierno.

El candidato designado tiene un plazo de 28 días para presentar su gobierno al Parlamento, un periodo que se puede prolongar 14 días. En caso de fracaso, el presidente escoge otro candidato.

En las legislativas del martes, la derecha se ha reforzado de forma considerable, Kadima se ha mantenido (perdió sólo un escaño) y la izquierda se ha desmoronado.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí