Inicio Internacional Hu Jintao mima sus relaciones con África con una cuarta visita

Hu Jintao mima sus relaciones con África con una cuarta visita

55
0
El jefe del Estado chino comenzará su viaje, previsto del 10 al 17 de febrero, en Arabia Saudita, su principal abastecedor de petróleo.

A continuación hará un recorrido por Malí, Senegal, Tanzania y la República de Mauricio, en su cuarta visita a Africa desde su llegada al poder en 2003, pese a que “estos cuatro países no poseen muchos recursos energéticos o minerales”, recalca Pekín, muy criticado por su sed de recursos del continente.

Con esta gira, habrá visitado 18 países africanos.

“La alta dirección china pasó mucho tiempo visitando los países ricos en petróleo en el pasado pero también tiene una política deliberada de ir a todas partes, ya que todos los países africanos son importantes para apoyar a China en los foros internacionales”, recalca Barry Sautman, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

También quiere tranquilizar a sus aliados africanos, temerosos de que mengue su ayuda con la crisis internacional.

China asegura que, frente a la crisis, el presidente Hu “ofrecerá una nueva ayuda a los países africanos” durante su viaje y propondrá reforzar la cooperación con los países en desarrollo.

“No pueden gastar mejor su dinero. África son 53 países que a menudo forman bloque respecto a los grandes asuntos en las instancias internacionales, con los que China ya ha podido contar”, estima Sautman.

“Dedicar unas pocas de sus reservas a la ayuda a África supone repercusiones políticas en el futuro”, añade.

Además del maná financiero, los países africanos aprecian la “política de no injerencia” de China en sus asuntos y la seriedad de sus promesas.

“China siempre ha mantenido una conducta razonable, promesas modestas que puede cumplir”, afirma Adama Gaye, de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Pekín, por su parte, que prometió en 2006 duplicar su ayuda a África en tres años, dice estar al día. “Estoy seguro de que conseguiremos este objetivo al final del año”, afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores Zhai Jun.

“China hace a veces actos grandiosos, borra deudas y seguirá haciéndolo porque se lo puede permitir”, añade Gaye.

Pero advierte que, a fuerza de dejar de lado a la sociedad civil y de mantener una relación exclusiva con los dirigentes, reforzando así “el poder dañino de fuerzas no siempre favorables a la democracia y a la transparencia”, China podría llevarse un desengaño. “Debe evitar figurar como la aliada de las fuerzas retrógradas del continente”, deduce.

Su apoyo a regímenes como el de Sudán o Zimbabue le acarrea múltiples críticas, sobre todo de las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Por el momento los intercambios son florecientes: las relaciones comerciales bilaterales ascendieron a 106.800 millones de dólares en 2008.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí