Inicio Internacional Fracasa diplomacia egipcia en detener “baño de sangre” en Gaza

Fracasa diplomacia egipcia en detener “baño de sangre” en Gaza

96
0
Las esperanzas de que Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) alcancen una tregua en breve parecen desvanecerse, ya que el liderazgo del grupo fundamentalista insiste en sus demandas y se niega a un acuerdo que abarque el “largo tiempo”.

Khaled Mashal, líder de Hamás en el exilio con sede en Damasco, Siria, se opuso este martes a la propuesta de Egipto sobre una tregua de este tipo, ya que “suprimiría el derecho de los palestinos a la resistencia armada” contra Israel, pilar de su existencia.

Musa Abu Marzook, el número dos de Hamás en el exilio y quien vive en Beirut, Líbano, manifestó a la cadena árabe Al Yazira, que si la iniciativa debe servir como base para un acuerdo, será cuando Israel acepte “las bases definidas por el movimiento desde un comienzo”.

Las diferencias entre Israel y Hamás son tanto de forma como de sustancia, y cuando uno exige primero un alto el fuego y después la retirada, el otro exige lo contrario.

Igual ocurre con el contrabando de armas y la apertura de fronteras, demandas estrechamente ligadas entre sí.

La propuesta de Egipto, que actúa de mediador, consiste en un alto el fuego inmediato seguido de negociaciones para una prolongada tregua, y la apertura de las fronteras de Gaza, cerradas desde 2006 tras el secuestro del soldado israelí Gilad Shalit.

La apertura de fronteras se produciría bajo la vigilancia de las fuerzas del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, con la que Israel negocia un acuerdo de paz.

En una tercera fase, de acuerdo con el diario israelí Haaretz, Egipto serviría de mediador entre Hamás y Abbas para una mesa de reconciliación nacional que permita un proceso de paz sostenido y viable.

Delegados de Hamás en Gaza y en Damasco escucharon estas propuestas en los últimos días del asesor de Mubarak y jefe de los servicios secretos egipcios, Omar Suleiman, pero a juzgar por las respuestas de Mashal y Marzook parecen haber sido rechazadas.

Para Marzook, no hay otra alternativa que la retirada inmediata de las tropas israelíes y la apertura de las fronteras de Gaza, en el marco de un acuerdo de alto al fuego temporal, como el que existió entre el 19 de junio y el 19 de diciembre pasados, antes de la ofensiva “Plomo Fundido”.

Israel comenzó una ofensiva militar contra Gaza el 27 de diciembre pasado -que ha sido condenada por la comunidad internacional por la “desproporción” en el uso de la fuerza- en represalia porque unos 200 cohetes lanzados por Hamás cayeron en el sur de su territorio.

De acuerdo con fuentes oficiales palestinas, este lunes murieron 20 palestinos en los combates, con lo que suman ya más de 970 el número de víctimas mortales desde que inició la ofensiva militar de Israel.

En este período, las fuerzas israelíes arrollaron a las milicias y redujeron los ataques con cohetes a menos de 20 diarios.

La operación entró pues en una fase crítica en la que al Ejército israelí sólo le resta conquistar las ciudades y campos de refugiados, la temida “tercera fase”.

En las últimas 24 horas miles de soldados de la reserva ingresaron a Gaza hacia posiciones en la retaguardia, lo que permite al Ejército regular avanzar hacia la capital de la Franja y otras localidades, para “estrechar el cerco” o “asfixiar” a Hamás, según fuentes militares.

El liderazgo fundamentalista en Gaza expresó su voluntad de negociación, pero se ve frenado por el del exilio que, por un lado, no sufre las consecuencias de la operación israelí y, por el otro, se siente más próximo al fundamentalista Partido de Dios (Hezbolá) y al régimen de los ayatolas de Irán.

La cadena árabe Al Arabiya informó que los delegados de Hamás en las negociaciones preguntaron a Egipto las fechas exactas para la retirada de Israel y la apertura de la frontera.

El Cairo respondió que si siguen retrasando el alto el fuego puede que lleguen “a perder el gobierno en Gaza”, que controla desde 2007.

Una posibilidad que se presenta difícil para el liderazgo local que encabeza el ex primer ministro palestino, Ismail Haniye, ya que se enfrenta no sólo a Israel sino también a las quejas de un pueblo severamente castigado por la situación.

Mubarak viajó este martes a Arabia Saudita para intentar consolidar un frente común árabe que obligue a Hamás a aceptar la propuesta de tregua, aunque por el momento la influencia de terceros en el grupo islámico parece superior.

“Hay que declarar inmediatamente un alto al fuego e implementar la propuesta de Egipto al completo”, declararon los jefes de Estado de Egipto y Arabia Saudita al terminar su entrevista en Ryad.

En los esfuerzos internacionales también participó este martes el canciller de España, Miguel Angel Moratinos, quien en su gira por la región se entrevistó con la canciller israelí Tzipi Livni y el líder de la oposición Benjamin Netanyahu.

Livni y Netanyahu le expresaron que el radicalismo sólo tiene una vía de solución, la de “la fuerza”, alternativa que cuenta con el apoyo de la población israelí que ve como su Ejército aplasta a las guerrillas con apenas una decena de bajas en dos semanas de lucha.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí