Inicio Internacional Fidel Castro aparece en fotos en cierre de visita de Bachelet

Fidel Castro aparece en fotos en cierre de visita de Bachelet

115
0
Las imágenes muestran a Fidel de pie y con vestimenta deportiva de colores blanco y gris.

Tras la cita con el líder cubano -que no aparece en público desde que enfermó en julio de 2006- Bachelet afirmó que Fidel, de 82 años, está “en muy buenas condiciones” y “activo”, según un comunicado de la presidencia.

“Está en muy buenas condiciones, siempre preguntando detalles, queriendo saberlo todo”, comentó a la prensa Bachelet.

“Ha sido una reunión muy grata, muy importante que hemos tenido”, declaró Bachelet citada en el mismo comunicado.

“Hemos sostenido un diálogo bastante importante sobre los desafíos de la región y, por cierto, los desafíos que estamos viviendo los países de América Latina en el contexto de la crisis internacional”, añadió.

Bachelet cumple este viernes su tercer y último día de visita a Cuba, en el primer viaje de un presidente chileno a la isla desde 1972 cuando llegó allá el también socialista Salvador Allende.

El líder cubano, Fidel Castro, apareció el viernes en dos fotos con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, tomadas durante un encuentro de hora y media en el que la mandataria dijo haberlo visto “en muy buenas condiciones”.

Castro, de 82 años, no visto en público desde que enfermó hace dos años y medio, luce de pie y sonriente junto a Bachelet, vestido en traje deportivo de colores blanco y gris, en las imágenes que publicó el gobierno chileno en su página oficial.

Las fotos no fueron difundidas hasta ahora en medios cubanos, que sólo publicaron este viernes un artículo del ex presidente en el que comenta los temas de los que habló con la mandataria chilena cuando la recibió el jueves en el sitio donde convalece de su enfermedad.

“No importa lo que yo diga sobre el amistoso encuentro, algunas agencias y publicaciones tomarán la información y divulgarán que el anciano, el convaleciente de una grave enfermedad o algún otro calificativo dirigido a reducir el modesto valor de lo que expresé a mi prestigiosa interlocutora”, se quejó en su comentario.

Sus últimas fotos habían sido difundidas por la visita que recibió el 21 de enero de la presidenta de Agentina, Cristina Kirchner, lo que aplacó las especulaciones de que estaba muerto.

“Está en muy buenas condiciones, ágil, activo y al tanto de muchos datos y de los detalles más importantes, queriendo saberlo todo”, comentó a la salida del encuentro la presidenta chilena, médica de profesión, quien este viernes concluye una visita de tres días.

En su artículo, Castro dijo que conversó con Bachelet del histórico diferendo marítimo entre Chile y Bolivia, las relaciones con Cuba, el referendo constitucional que se realizará el domingo en Venezuela, el desarrollo chileno y la crisis internacional.

“De estos temas conversé con Michelle Bachelet, quien me hizo el honor de escucharme con interés, conversar cálidamente y expresar con amplitud sus ideas. Estaré siempre satisfecho de su amistosa visita”, manifestó.

Bachelet calificó de “muy grata” la reunión, la cual se esperaba dada la amistad que tuvo Fidel Castro con el presidente socialista Salvador Allende, que visitó Cuba en 1972, un año antes de ser derrocado por Augusto Pinochet.

“Fidel Castro está muy interesado en los temas de Chile, manejando mucha información, estadística (…), hemos sostenido un diálogo bastante importante sobre los desafíos de la región”, dijo Bachelet, primer gobernante chileno que viajó a la isla desde Allende.

Desde que enfermó, Castro sólo aparece en fotos y videos, tomados cuando recibe dignatarios en su retiro médico, y se dedica a escribir artículos que publica en la prensa, una suerte de termómetro de su salud.

Tras los fuertes rumores que circularon en enero y desde que reapareció en las fotos con Kirchner, aceleró su actividad y publicó en tres semanas siete comentarios, la mayoría críticos con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Ultimo de los líderes históricos del comunismo, Fidel Castro, que llegó al poder por las armas en 1959, cumplirá en una semana un año de haber renunciado a la presidencia, dejando a su hermano Raúl asumir formalmente como gobernante, hasta entonces provisional.

Hace tres semanas dijo que reduciría su actividad editorial para “no interferir, ni estorbar” al gobierno en sus decisiones, pero observadores y ciudadanos comunes dudan que pueda abstenerse de participar en la evolución del país bajo la administración de Raúl.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí