Inicio Internacional El caos político en Japón agrava la crisis económica

El caos político en Japón agrava la crisis económica

65
0


La economía de Japón registró en el cuarto trimestre de 2008 su peor contracción en 35 años (-12,7% a ritmo anual). Pero en los medios, este desastre pasó a segundo plano tras la renuncia del ministro de Finanzas, Shoichi Nakagawa, sospechoso de haber bebido demasiado en una reunión del G7 el sábado en Roma.

Vilipendiado por la oposición, abandonado por su propio bando, el principal ministro a cargo de salvar a la segunda economía mundial de la recesión terminó anunciando el martes su renuncia.

No obstante, negó haber estado borracho y achacó su errático comportamiento -transmitido a millones de japoneses y ciudadanos de todo el mundo a través de canales de televisión y el sitio web You Tube- a un exceso de medicamentos antigripales.

“Nunca pensé que algo podría desviar la atención del terrible hundimiento de la economía japonesa en el cuarto trimestre. Pero el ministro de Finanzas Nakagawa lo logró a la perfección”, comentó Glenn Maguire, economista de Societe Generale.

“Quizás estaba deprimido, o en estado de shock, tras haber conocido las cifras de crecimiento”, ironizó.

La caída de Nakagawa, un peso pesado del gobierno, agrava la sensación de confusión política en Japón, en momentos en que la economía del archipiélago atraviesa una de las peores tormentas de su historia, devastada por la caída de las exportaciones y la disparada del desempleo.

El gobierno conservador de Taro Aso, cuya popularidad bajó a menos de 10% a siete meses de las elecciones legislativas, se halla en dificultades para hacer aprobar todo tipo de ley en el parlamento. Sólo controla la Cámara de Diputados, mientras la oposición, que cuenta con mayoría en el Senado, se opone ferozmente con la esperanza de lograr una votación anticipada.

A raíz de este bloqueo parlamentario, los dos planes de reactivación de un monto total de 49.900 millardos de yenes (415.000 millones de euros), anunciados a fines de 2008 por Aso, aún están en duda.

El gobierno “es demasiado débil políticamente como para adoptar a tiempo las medidas que se imponen. Por lo tanto es probable que el declive de Japón continúe un cierto tiempo, incluso cuando la economía mundial comience a despegar”, predijo Hiromichi Shirakawa, economista del Credit Suisse.

Muchos analistas cuestionan la eficacia de las medidas de reactivación, sobre todo la decisión de desembolsar al menos 12.000 yenes (unos 100 euros) en efectivo a cada habitante.

Destinado a reactivar el consumo, según Aso, esta asignación es percibida por una mayoría de los japoneses como un intento de comprar votos antes de las elecciones, según los sondeos.

“La respuesta política está mal orientada y es ineficaz para combatir un shock económico de esta amplitud”, criticó Richard Jerram, economista de Macquarie Securities. Parafraseando un comentario del escritor argentino Jorge Luis Borges sobre la guerra entre Argentina e Inglaterra por las Islas Malvinas, Jerram comparó el actual debate político en Japón con “dos pelados peleándose por un peine”.

El escándalo Nakagawa hizo caer al yen y la Bolsa de Tokio cedió un 1,35%, pero hasta ahora, “el impacto ha sido limitado”, estimó Daisuke Uno, estratega de Sumitomo Mitsui.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí