Inicio Internacional Bicentenario de Darwin: cómo su teoría se desvió con fines segregacionistas

Bicentenario de Darwin: cómo su teoría se desvió con fines segregacionistas

506
0


Darwin, nacido el 12 de febrero de 1809, puso al hombre en su lugar al incluirlo en la larga historia de la evolución de las especies, desmintiendo la creencia de una creación divina y fundando la biología moderna, antes de que su teoría fuera tomada con fines racistas o eugenistas.

Para el inventor del eugenismo, Francis Galton (1822-1911), primo segundo de Darwin, la mejora de la sociedad pasaba por la de la especie humana mediante una selección “no natural”.

Convencido como la mayoría de los científicos de su época de que las características que el individuo adquiría durante su vida se transmitían a su descendencia, Galton realizó estudios estadísticos para identificar las líneas de talento hereditarias.

Como todavía no se conocían los genes, recurrió a la antropometría, la ciencia que estudia las dimensiones del cuerpo humano, muy en boga en Occidente en el siglo XIX y que muchos expertos aplicaron a la medición de cráneos del más variopinto origen para apoyar sus teorías racistas.

El italiano Cesare Lombroso (1835-1909) conoció sus quince minutos de gloria entre los criminólogos con su teoría de que existían criminales natos, que constituían una especie distinta, bautizada como “uomo delinquente” (hombre delincuente), que había que desenmascarar entre los normales “homo sapiens”.

Esos “uomo delinquente” presentaban rasgos especiales “simiescos”, como cráneos estrechos o la movilidad de los dedos gordos del pie, además de usar la jerga supuestamente característica de esos individuos.

“Hablan como salvajes porque son auténticos salvajes en medio de nuestra brillante civilización europea”, escribió Lombroso, citado por el historiador científico Stepehn Jay Gould.

El psicólogo y sociólogo Herbert Spencer (1820-1903) se apoyó en la teoría de Darwin para fundar el darwinismo social. Este considera que los principios de la evolución válidos en el reino animal lo son también en las sociedades humanas.

Spencer acuñó el lema de “la supervivencia de los más capacitados”, atribuido erróneamente a Darwin.

A finales del siglo XIX, muchos evolucionistas trataron de encontrar en la naturaleza la justificación de comportamientos o de sistemas económicos y sociales.

Pero “en la naturaleza se encuentra de todo: la imagen de una democracia, de una dictadura o de un mundo libertario”, subraya Gillaume Lecointre, profesor del Museo Nacional de Historia Natural francés.

La aparición de la genética, combinada a los test que miden el coeficiente intelectual (QI), ofreció en 1924 una apariencia pseudocientífica a una ley estadounidense que limitó la inmigración procedente de países no europeos y del este y el sur del viejo continente.

En 1975, Edward Wilson fundó la sociobiología para estudiar las similitudes entre los comportamientos animales y humanos. Y si bien reconoce el papel del aprendizaje, este biólogo estadounidense sostiene nada menos que la influencia de los genes está en la base de las diferencias entre culturas.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí