Inicio Internacional Accidente aéreo de Buffalo, un rompecabezas para los investigadores

Accidente aéreo de Buffalo, un rompecabezas para los investigadores

140
0
La Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por su sigla en inglés) indicó que buena parte del equipo despachado al lugar del accidente regresará a Washington el martes junto al material recabado.

Sumados al contenido de las “cajas negras” que registran las conversaciones de los pilotos y los parámetros de vuelo, los restos del Bombardier Dash 8 400-Q forman un puzle que según el NTSB podría llevar varios meses armar.

El vuelo 3407 de Continental Airlines procedente de Newark (Nueva Jersey) cayó 244 metros en 5 segundos y se estrelló contra una casa en el suburbio de Clarence Center, matando a las 49 personas a bordo y a otra en tierra.

Muchos elementos parecen apuntar a que una acumulación de hielo en las alas y tal vez la cola del avión, que alteró su aerodinamismo, puede haber causado las condiciones para que termine cayendo casi en picada sobre la casa habitada.

Sin embargo, los expertos del NTSB, cuyas investigaciones usualmente pueden demorar entre 12 y 18 meses antes de un resultado definitivo, advirtieron que de momento no se podía sacar ninguna conclusión.

El portavoz del NTSB Steven Chealander ofreció el lunes su última conferencia de prensa en el lugar de los hechos y recomendó “prudencia a la hora sacar conclusiones de que la causa del incidente fue el hielo”.

De hecho, un avión bimotor a turbohélice idéntico al accidentado voló con idéntica ruta 27 minutos después y aterrizó sin problemas, indicó Chealander.

El análisis preliminar de las “cajas negras” reveló que los pilotos notaron la acumulación de “cantidades significativas” de hielo en las alas minutos antes del accidente, pero que a pesar de ello mantuvieron el avión en piloto automático durante su aproximación al aeropuerto de Buffalo.

“En condiciones de formación de hielo puede ser mejor desconectar el piloto automático y volar la aeronave en forma manual para percibir los cambios que puedan estar sucediendo en el vuelo”, comentó Chealander.

El experto agregó que el sistema descongelante del avión fue activado 11 minutos después del despegue de Newark, y que permaneció encendido durante todo el vuelo.

La grabación con los parámetros de vuelo permitió además reconstruir los últimos segundos de la tragedia, al menos desde el punto de vista técnico.

Fuera de control, como en una montaña rusa, el avión repentinamente comenzó una trayectoria de subidas, bajadas y tambaleos laterales que los expertos analizarán pacientemente para intentar descubrir las causas de la tragedia.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí