Inicio Espectaculos Rendirá El Gran Silencio un homenaje a Palillo en su próximo disco

Rendirá El Gran Silencio un homenaje a Palillo en su próximo disco

211
0
La agrupación pretende que el tema homenaje a Palillo sea el que dé a conocer su álbum: No debemos olvidar que este comediante político fue muy importante y que se le ha relegado un poco a diferencia de otros como Tin-Tan, declaró a la prensa.

Este nuevo proyecto aún no cuenta con fecha de salida, ya que se encuentra en proceso creativo, además, los intérpretes de canciones como Chúntaro style y Duerme soñando, deberán cumplir con algunos compromisos con el fin de recaudar dinero para continuar con la producción musical, pues saldrá de manera independiente.

Jesús Martínez Rentería nació el 13 de abril de 1913 en el barrio del Santuario, en la capital de Jalisco, Guadalajara. Fue acólito, agente de tránsito, fotógrafo, torero y sochantre (maestro de ceremonias litúrgicas) y primer soprano del coro en la Catedral de Guadalajara, pero una afonía crónica le impidió cantar y se convirtió
en cómico.

Con la ayuda de su tío Gabriel, se refugió en la zarzuela como corista, pero su delgadez causaba risa a la gente, por lo que comenzó a hacer papelitos cómicos.

Luego de su incipiente debut, cuando la compañía para la que trabajaba fracasó, debido a cuestiones políticas, don Jesús Martínez se fue a una carpa de ayudante de un cómico llamado Don Chicho, al lado de quien se ganó el mote de Palillo.

Su picardía y valor para decir lo que otros callaban le dotaron de fama, debido a ello, unos empresarios capitalinos se dieron cuenta lo que el actor cómico tapatío provocaba en el público.

Fue contratado y le dieron un anticipo para que se presentara en el Salón Mayab, pero su pánico al Distrito Federal provocó que se bajara del tren en Irapuato y regresara a su tierra.

Más obligado que por voluntad, Palillo enfrentó su destino en el Mayab, donde Armando Soto Lamarina Chicote era la estrella, y a quien el comediante tapatío tuvo que sustituir, con un sueldo de 30 pesos, porque al parecer el cómico estelar estaba enfermo.

Palillo alimentó su estilo en carpas como la Ofelia, Moreno y Apolo, entre otras. Antes de su gran despunte, en 1937, don Jesús fue contratado para trabajar en el gran jacalón Teatro Colonial a cambio de 90 pesos diarios. La temporada se prolongó por siete años.

En la década de los 40 alcanzó renombre como cómico de carpa con sus sketches de corte político, cuando llegó la gran oportunidad, aunque ya con fama y prestigio, Palillo apenas hacía su presentación en el legendario Follies Bergere el 17 de marzo de 1944.

Con más suerte que en el Colonial, los siete días a 150 pesos cada uno, se transformaron en 11 años de escandaloso éxito y los 150 se volvieron mil pesos por noche.

Durante ese periodo alternó con Yolanda Montez Tongolele y participó con la columna Astillas de Palillo, en el semanario El Redondel.

Fueron sus días de mayor gloria, pero también de persecución y acoso: Sufrió infinidad de encarcelamientos, suspensión de funciones, clausuras de teatros e incluso golpizas.

El dinero que Palillo obtenía como resultado de su trabajo en el Follies fue empleado en ese proyecto, en el de la Ciudad Deportiva, Magdalena Mixhuca y en el de los teatros populares. Fue un hombre que entregaba el alma a su público, con el que se involucraba mucho.

En el Séptimo Arte, Jesús Martínez, quien se llamó a sí mismo El Profeta del Desastre, realizó una película ­Ay Palillo no te rajes!.

Actuó en los más importantes teatros de revista. Formó parte de la porra oficial de la Selección Mexicana de Futbol y fundó la Mutualidad Deportiva Nacional para auxiliar económicamente a los deportistas retirados.

En 1986, la Asociación Nacional de Actores le otorgó la medalla Eduardo Arozamena, por 50 años de actividad profesional.

Jesús Martínez Palillo dejó la carpa terrenal el viernes 11 de noviembre de 1994, 10 minutos antes de las 23:00 horas a causa de un coma hepático.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí