Inicio Espectaculos Recuerdan a Brian Jones en un documental de The Rolling Stones

Recuerdan a Brian Jones en un documental de The Rolling Stones

30
0
El documental, en el que los integrantes relatan sus inicios desde 1962 y cómo es que llegaron al éxito, está dirigido a los fanáticos de la agrupación. Se incluyen sus conciertos abarrotados de fans en diferentes estadios y foros de todo el mundo.

Asimismo, congela cada detalle de sus seguidores, gritos salvajes e histeria en cada una de sus presentaciones, así como los pormenores de su vida musical y privada. Muestra lo mejor de esta banda británica que revolucionó el mundo de la música, la mercadotecnia, la publicidad y la moda.

Polémico por hacer todo lo que quería, drogas, sexo y alcohol combinados con glamour, Jones imprimió el peculiar estilo de The Rolling Stones, al formar parte de la alineación original, junto a Mick Jagger y Eith Richards, además de brindar su aportación al trabajo de músicos como Jimi Hendrix o The Beatles.

Así, proporcionó con el sitar y la percusión su ejecución en una canción inédita de Jimi Hendrix, “My little one”, además de tocar el saxofón alto en la canción de The Beatles “You know my name”, la cual no se publicó hasta después de su muerte. También participó en los coros de la canción “Yellow submarine”, de El Cuarteto de Liverpool.

Lewis Brian Monins-Jones, su nombre completo, nació el 28 de febrero de 1942, en Cheltenham, Gloucestershire, Reino Unido, en el seno de una familia de buena posición económica; su padre trabajaba como ingeniero aeronáutico y su madre daba lecciones de piano.

Debido a su natural rebeldía, Jones no era muy amante de los estudios, aunque tenía mucha inteligencia. Heredó de sus padres la melomanía y la instrumentación, lo que lo llevó a practicar desde muy joven con su guitarra el jazz y el blues, sus ritmos favoritos.

Pese a su asma crónica, se destacó en los deportes, pero su verdadera afición siempre fue la música, por lo que además de piano, tomó lecciones de flauta y clarinete.

Fue en la secundaria, la Cheltenhas Grammar School, donde nació su rebeldía, lo que lo convirtió en un chico malo del lugar. Tomaba cerveza cuando los demás preferían otra bebida, y a los 16 años dejó embarazada a una chica de 14, cuyo hijo fue dado en adopción. Sigue Recuerdan a Brian Jones. dos. adopción Luego incursionó al jazz con Charlie Parker, cambió su clarinete por un saxofón, empezó a tocar en grupos de ese género y aunque también trabajó como minero, en una disquera y en la oficina de un arquitecto, sólo quería tocar su música.

Tras un viaje por varias ciudades europeas, durante el cual llevó una vida bohemia actuando en bares y cafeterías, regresó a las Islas Británicas y se interesó más por el blues americano y algunos nombres como Muddy Waters, Elmore James y Jimmy Reed.

Sus habilidades musicales lo llevaron a entrar en la formación de Alexis Korner, Los Blues Incorporated. Epoca en la que una noche conoció a Keith Richards, Mick Jagger y Dick Tylor, quienes terminaron por incorporarse al grupo.

Jones siempre creyó que la banda era suya, sabía más música que los otros, en escena se movía mejor que el tímido Jagger y se arreglaba con los productores para cobrar más que el resto y hasta para tener mejores habitaciones en los hoteles.

Vivió un tiempo con Mich y Keith, pero el triángulo se deshizo poco a poco, en principio, por la sociedad de los otros dos. En 1944, conoció y embarazó a Linda Lawrence y bautizó al niño como Julián.

A los 22 años Brian era rico en exceso y en esa medida hacía todo lo que quería, drogas, sexo y alcohol combinados con glamour y excentricidades que lo llevaron de manera vertiginosa a su fin.

En 1965 conoció a Anita Pallemberg, pero después de un largo noviazgo ella prefirió a Richards, lo que terminó con la amistad entre los dos músicos.

En 1967 fue arrestado por posesión de cannabis y la cárcel terminó de marcarlo. Paranoico y alterado por varios ingresos al hospital, no pudieron rescatarlo del abismo; hasta su mayor virtud, su talento musical, ya no lograba mostrarse.

Su inmersión en las drogas poco a poco iban alejándole de la vida real, por lo que los integrantes de la banda lo despidieron el 9 de junio de 1969, y poco menos de un mes después, el 3 de julio, apareció muerto en la piscina de su casa.

Nunca se supo si un accidente, sobredosis o asesinato terminó con la vida de Jones, de 27 años, quien se vería engullido por su propia vorágine.

En 2005 el cineasta británico Stephen Wooley, productor de películas como “Entrevista con el vampiro”, “Michael Collins”, “Inocencia robada” y “Breakfast on Pluto”, dirigió el filme “Stoned” en el que pretendió retratar la vida del destacado guitarrista.

Dicha producción no convenció del todo a los ex compañeros de Jones, quienes por tal motivo no cedieron los derechos de las canciones para que estas formaran parte de la citada película.

El motivo aparente fue que los filmes de Wooley tienen una secuencia ya bien conocida: inician con un ascenso sin precedente y después tienen una caída inevitable debido al exceso de sexo, drogas y alcohol que culminan en fatalidades.

En la película biográfica se muestra a Jones como caprichoso, adicto a todo excepto al trabajo y con carencia de ideas y creatividad. Asimismo, sumido en la depresión debido a que nunca pudo superar que Anita Pallemberg lo abandonara por Richards.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí