Inicio Deportes Rice y Smith a la cabeza de los siete nuevos inmortales de...

Rice y Smith a la cabeza de los siete nuevos inmortales de la NFL

158
0
Rice, que protagonizó la mejor carrera que un receptor abierto haya tenido en la NFL, reconoció que había alcanzado el gran sueño de su vida, mientras que Smith no pudo contener las lágrimas después de recibir aplausos por más de un minuto durante la ceremonia para introducir a los elegidos de la Clase 2010.

Junto a ellos también estuvieron los nuevos inmortales del Salón de la Fama de la NFL, John Randle, Dick LeBeau, Rickey Jackson, Russ Grimm y Floyd Little.

Cuando Rice subió al podio para ingresar al Salón de la Fama, reconoció que todo en su trayectoria profesional había sido una “carrera” sin descanso, algo que ahora ya había alcanzado con la llegada al Salón de la Fama.

“No hay más rutas que correr, no hay más touchdowns que anotar, no hay más récords que establecer”, señaló Rice, que vivió sus mejores años con los 49ers de San Francisco al lado del ya también miembro del Salón de la Fama, el ex mariscal de campo Joe Montana.

Rice posee todos los récords importantes para un receptor abierto. Atrapó 1,549 pases para 22,895 yardas y 208 touchdowns, y logró al menos una recepción en 274 partidos consecutivos.

El nuevo miembro del Salón de la Fama, a los 47 años de edad, bromeó cuando dijo que “todavía creo que puedo seguir jugando”.

Por su parte, Smith, líder corredor de todos los tiempos, peleó con las lágrimas durante la ovación de aplausos que duró un minuto, mientras subía al estrado. Pero no logró contener el llanto cuando saludó a Daryl Johnston.

“Me cuidabas como si fuera tu hermano pequeño”, le dijo a su ex fullback con los Cowboys de Dallas.

Smith corrió para 18.355 yardas y 164 touchdowns, tuvo 11 temporadas de 1,000 o más, y 78 partidos de 100 yardas por tierra.

Mientras que Rice y Smith llegaron a Canton (Ohio), donde se encuentra el Salón de la Fama de la NFL, inmediatamente, LeBeau, actual coordinador defensivo de los Steelers de Pittsburgh, tuvo que esperar 32 años.

“Hombre, este día es un gran día para estar vivo”, dijo LeBeau, elegido por sus 14 años como esquinero de los Lions de Detroit, en los que acumuló 62 intercepciones.

“Me eligieron como jugador, y eso me pone orgulloso. Pero en los pasados 38 años he sido entrenador”, agregó LeBeau, y señaló a los jugadores de los Steelers que estaban presentes, mientras aficionados del público hacían flamear las “Toallas Terribles”.

Luego fue el turno en el estrado de Randle, quien acumuló 137.5 capturas de mariscal en 14 temporadas con los Vikings de Minnesota y los Seahawks de Seattle, más que cualquier otro tackle defensivo en la historia.

“Estoy emocionado por este increíble honor que nunca imaginé posible”, manifestó Randle. “Soy un chico de una pequeña ciudad, cuyo sueño se ha hecho realidad”.

Después de Randle subió al podio Grimm, llamado el “Head Hog”, primer miembro de los “Hogs”, temible línea ofensiva de los Redskins de Washington, en llegar a Canton.

“Es un privilegio jugar en la NFL”, declaró Grimm, ahora entrenador en jefe asistente de los Cardinals de Arizona. “También es un privilegio ser entrenador en la NFL. Y es un honor haber sido elegido para el Salón de la Fama”.

Jackson, uno de los apoyadores más versátiles en la historia de la liga y la NFL, es el primero jugador de los Saints de Nueva Orleans en llegar al Salón de la Fama.

“Creo que merezco estar aquí”, aseguró. “El futbol americano siempre ha sido mi vida”.

Little fue un corredor estelar de los Broncos de Denver entre 1967 y 1975, a pesar de ser la única amenaza ofensiva de ese equipo.

“No hay palabras para describir esto”, admitió Little, uno de los corredores más dinámicos de su época. “Es el máximo honor… y deja en segundo lugar a todo lo demás”.
ADS

0 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí