Mexicano entrega más de 200 piezas mayas

Un coleccionista mexicano entregó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) una colección arqueológica de poco más de 200 piezas, elaboradas en su mayoría entre los años 700 y 1100 de nuestra era y vinculadas al desarrollo de ciudades mayas en la región sureste del país

8/Feb/12 11:37
aumentar texto    reducir texto
Share to Facebook 0 Share to Twitter 0
More...
Zoom

Figuras antropomorfas y zoomorfas, vinculadas al desarrollo de ciudades mayas. EFE

EFE - Las piezas fueron entregadas por Luis Arana, de 76 años, cuyo padre, Héctor Arana, uno de los primeros guías de turistas en la región serrana de ese estado, conformó este acervo entre 1930 y 1960 -antes de que se creara el Instituto- con objetos que le daba gente que los hallaba y que conocían su interés por el coleccionismo.

Pese al desconocimiento del contexto arqueológico en que fueron halladas las piezas, el experto Ricardo Rodolfo Antorcha señaló de forma preliminar en un comunicado que en su mayoría proceden de la región Puuc y pertenecen al complejo Cehpech.

Las piezas entregadas al Centro INAH de Yucatán pueden datarse entre finales del periodo Clásico Tardío (700-750 de nuestra era) y la última etapa del Clásico Terminal (1000-1100).

De esta colección destaca el lote de piezas de cerámica -en su mayoría de tipo pizarra (de apariencia lustrosa)-, que asciende a 54 objetos, entre platos, cuencos y jarras, entre otros.

"También hay navajillas de obsidiana negra; en este caso hablamos de un material de origen volcánico que probablemente proceda de Guatemala o El Salvador, del sur del área maya. Además hay cuchillos de pedernal y obsidiana, así como maceradores y machacadores, hechos con materiales de la Península de Yucatán", detalló el arqueólogo.

Del acervo entregado por Arana los objetos más llamativos son un centenar de cascabeles de cobre que debieron conformar un tipo de adorno, quizás un pectoral, indicó.

Asimismo, la colección incluye varias cabezas de figurillas antropomorfas y zoomorfas, así como un caracol que fue utilizado como tintero por algún escriba o pintor, hipótesis que se desprende de algunos textos mayas prehispánicos en los que se observa el uso de estos recipientes.

Además de este valioso acervo, Arana conserva fotografías, cartas y mapas, entre otros documentos, varios de ellos referentes a las andanzas del conocido arqueólogo estadounidense Sylvanus Morley (1883-1948).

Las misivas, dijo, son producto de la correspondencia que mantuvo su padre Héctor Arana con Morley, y este material podría en el futuro complementar la exhibición de la colección arqueológica una vez que sea completado su estudio y clasificación.
Contenido Relacionado