Delincuentes asesinan en tres días a 31 personas en Guatemala

El sanguinario grupo mexicano de sicarios y narcotraficantes, que desde 2008 siembra el terror en Guatemala, asesinó entre el viernes y domingo pasados a 31 guatemaltecos, 26 de los cuales fueron decapitados, en dos hechos aparentemente aislados, afirmaron hoy las autoridades.

16/May/11 19:08
aumentar texto    reducir texto
Share to Facebook 0 Share to Twitter 0
More...
Zoom

Médicos forenses revisan los cuerpos de los 27 labriegos asesinados el domingo.

EFE - El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, aseveró hoy a la prensa que esa "racha de barbarie sin precedentes" fue cometida por el grupo "Zeta 200", una de las facciones del cartel.

Veintisiete personas fueron masacradas el domingo en "Los Cocos", una finca del departamento de Petén, fronterizo con México y Belice, donde el viernes anterior habían sido asesinados tres familiares del propietario, Otto Salguero, que ahora está en paradero desconocido.

Además el sábado pasado fue asesinado el hermano de un narcotraficante que había corrido la misma suerte en 2008, explicó el ministro en declaraciones a los medios locales.

La matanza del domingo, según Menocal, la cometió un comando de 30 a 40 hombres del grupo Zeta 200 que llegó fuertemente armado a la finca "Los Cocos", en el municipio de La Libertad.

Los hombres iban en busca de Salguero y, al no encontrarlo, mataron a 27 trabajadores -26 fueron decapitados- y sus restos fueron esparcidos por el terreno, de acuerdo a lo explicado por el ministro del Interior.

Las autoridades han iniciado una investigación para determinar el rol de Salguero en toda esta historia, que comenzó el pasado 10 de mayo cuando fue secuestrado Luis Carlos Bardales Chacón, esposo de Keiri Eunice Franco, sobrina del propietario de "Los Cocos".

Según el ministro del Interior, la facción "Zeta 200" asesinó el viernes pasado a Franco y a su suegro, Luis Carlos Bardales Tobar, cuando iban a pagar un rescate de 450,000 quetzales (unos 59,200 dólares) por el secuestrado, al que también mataron.

Los cuerpos sin vida de los tres, que fueron degollados, fueron dejados en una carretera de Petén y hasta ahora no hay rastro del dinero, de acuerdo a la versión oficial.

La violencia continuó hoy en Petén, aunque no hubo que lamentar la pérdida de más vidas.

Unos desconocidos lanzaron tres granadas e hirieron a un policía en Santa Elena, población cercana a "Los Cocos", en lo que las autoridades consideran un intento de "dispersar" a las fuerzas de seguridad enviadas para investigar la masacre del domingo, calificada de "salvajada" por el presidente Álvaro Colom.

Menocal atribuyó al mismo grupo de sicarios el asesinato, el pasado sábado en la ciudad de Flores (Petén), de Haroldo León, hermano del narcotraficante guatemalteco Juan José León, alias "Juancho León", quien operaba en el este del país.

"Juancho León" fue asesinado el 25 de marzo de 2008 junto a otras diez personas por un comando de Los Zetas en el departamento oriental de Zacapa, en lo que fue la primera matanza perpetrada por el grupo de mexicanos en este país.

El 30 de noviembre de ese año, en la aldea Agua Zarca, del departamento noroccidental de Huehuetenango, fronterizo con México, Los Zetas masacraron a otros 17 supuestos narcotraficantes guatemaltecos.

El 24 de abril de 2009 ejecutaron a cinco agentes de la División de Análisis e Información Antinarcótica (DAÍA) en un complejo de bodegas en un municipio del sur del país, en un aparente "tumbe" (robo) de drogas entre narcotraficantes.

Los Zetas llegaron a Guatemala con el objetivo de hacerse con el control de las rutas del trasiego de drogas que estaban en poder de grupos locales, explicó hoy Menocal.

"Quieren copar las actividades ilícitas de otras organizaciones. Están dispuestos a hacerlo bajo cualquier circunstancia", dijo el ministro del Interior.

El grupo, uno de cuyos líderes, Daniel Pérez Rojas, alias el "Cachetes", está detenido en Guatemala, ha sentado su base de operaciones en el departamento norteño de Alta Verapaz, desde donde dirige y controla el paso de grandes cantidades de cocaína por los departamentos de Izabal, Zacapa, Escuintla, Chiquimula y Petén.

Las autoridades no tienen estadísticas precisas de los asesinatos cometidos por este grupo criminal en Guatemala, pero aseguran que desde 2008 han perpetrado al menos una decena de matanzas con un centenar de víctimas en total.
Lo Ultimo Recomendado